Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía Nacional detiene en Guipúzcoa a tres presuntos miembros de ETA

Los terroristas estaban en posesión de 75 kilos de explosivo, cordón detonante y abundante material informático.- El comando, listo para actuar

Tres personas que podrían formar parte de un grupo de legales (no fichados) de la banda terrorista ETA han sido detenidas esta madrugada en un polígono industrial de la localidad guipuzcoana de Usurbil y en el municipio también guipuzcoano de Astigarraga por miembros del Cuerpo Nacional de Policía, según han informado fuentes de la lucha antiterrorista.

Los dos arrestados en Usurbil son Olatz Lasagabaster (32 años) y Patxi Uranga (30 años) que, al parecer, son pareja y que en el momento de su arresto se encontraban en la primera planta de una nave industrial habilitada como vivienda, según las mismas fuentes. La tercera detenida es Ainara Vázquez (32 años), que reside en el barrio donostiarra de Alza.

Durante la operación policial, iniciada sobre las 2.15 y que ha sido coordinada por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, desplazado a San Sebastián, los agentes han requisado dos vehículos -un Opel y un Seat Ibiza- así como unos 75 kilos de nitrato amónico y de polvo de aluminio, componentes que se utilizan para fabricar amonal. Además, se ha incautado de cordón detonante, mucho material informático entre el que destacan dos ordenadores, así como abundante documentación.

Entre las posesiones se hallaban también dos radiotransmisores y un manual de lucha callejera.

Con capacidad de actuar

Según fuentes de la lucha antiterrorista, los detenidos tenían fijados objetivos y la capacidad de actuar durante este verano, que las autoridades preveían "caliente", algo que ha confirmado el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, quien ha especificado que, en contra de lo que se pensó en un primer momento, el comando no estaba relacionado con los actos de sabotaje contra las obras del tren de alta velocidad.

Camacho se ha congratulado por lo que considera una "detención preventiva" que ha "evitado dolor a nuestros ciudadanos". Además, el secretario de Estado ha lanzado un mensaje a los integrantes de ETA: "su único final es la cárcel".

Estos arrestos tienen lugar tan solo cuatro días después del asesinato del policía nacional Eduardo Puelles, muerto el pasado viernes al explotar su automóvil, estacionado en un aparcamiento de la localidad vizcaína de Arrigorriaga.

Según las mismas fuentes, los terroristas detenidos hoy estaban a las órdenes de Jurdan Martitegi, jefe militar de la banda terrorista hasta su detención el pasado mes de abril. Martitegi perteneció con anterioridad al comando Vizcaya, en el que actuaba como liberado (a sueldo de ETA) bajo las órdenes de Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, a quien sustituyó en su puesto tras su detención en noviembre de 2008.

La detención de Martitegi ha servido para desvelar varios planes de ETA, entre ellos el asesinato del propio juez Garzón o la fuga a la marsellesa que la banda pretendía protagonizar en una cárcel de Huelva.