Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Histórico cambio de Gobierno en Euskadi

Urkullu afirma que no habrá sustituto de Ibarretxe hasta que "el PP deje de apoyar al PSE"

El presidente del PNV afirma que su partido no abandonará las tesis soberanistas

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha afirmado que ni siquiera se plantea ser el candidato a las próximas elecciones autonómicas tras la marcha del ex lehendakari, Juan José Ibarretxe. En una entrevista concedida a Catalunya Ràdio, Urkullu ha aclarado que "salvo que se modifiquen los estatutos", el PNV mantiene el modelo de bicefalia - un presidente y un candidato- también en la oposición, y ha apuntado como presidente del PNV le toca ahora "gobernar los tiempos que se vayan presentando".

Ha comentado que el PNV decidirá el sustituto de Ibarretxe cuando "atisbemos que vaya a disolverse el Parlamento vasco y cuando veamos que el PP deja de apoyar al PSE". Ha aclarado también que con la marcha de Ibarretxe no se abandonan las tesis soberanistas, puesto que el PNV tiene "muy claro" que su objetivo sigue siendo "recuperar los derechos fundacionales de la nación vasca".

Una mano al cuello

Si bien el ex presidente del PNV Xabier Arzalluz opinó hace unos días que el PNV debería plantearse no participar en las elecciones españolas, ha dicho que desde la época del lehendakari José Antonio Aguirre el partido mantiene la tesis de que hay que presentarse a estos comicios aunque ello suponga estar en una "asamblea de bomberos". Por otra parte, ha lamentado que el nuevo gobierno vasco sea "débil" y ha subrayado que la mano tendida que dice ofrecer Patxi López es una mano "que te han echado al cuello con el apoyo del PP".

Urkullu ha tildado además de "absolutamente innecesario" y de "contradictorio" que Patxi López prescindiera ayer de la tradición al prometer el cargo de lehendakari en la Casa de Juntas de Gernika (Vizcaya). El dirigente del PNV ha subrayado que esta práctica choca frontalmente con los juramentos que hacen los ministros del Gobierno español, también los socialistas, cuando juran con un crucifijo delante. Me parece que es una contradicción en sí misma", ha apostillado.