Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ley del silencio en el PSOE y en el Gobierno

Los miembros de la dirección y del Ejecutivo evitan exponerse a la opinión pública para no someterse a las preguntas sobre los cambios en los ministerios

Todos los miembros de la dirección del PSOE y del Ejecutivo han evitado exponerse a la opinión pública para no tener que posicionarse sobre la posible crisis de Gobierno. La ley del silencio impera en estos momentos. Sólo los socialistas catalanes han celebrado los cambios porque "abren nuevas etapas". La secretaria de Organización socialista, Leire Pajín, ha suspendido la conferencia de prensa tras la reunión de la permanente. La causa alegada ha sido "problemas de agenda", aunque fuentes de la dirección del partido han reconocido que no es momento de afrontar las previsibles preguntas de los medios.

No ha habido ninguna aparición pública salvo la de la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, que se ha limitado a comentar que la decisión de cambiar el Gobierno corresponde al presidente, y la de la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado, a la que se apunta como futura vicepresidenta económica, en cuya comparecencia ni siquiera se ha mencionado el tema. Esta ley del silencio tiene mucho que ver con el enojo de José Luis Rodríguez Zapatero al haber trascendido sus intenciones durante las últimas horas. El hermetismo sólo lo ha roto Ricardo Varela, el presidente de la Comisión Gestora del PSdeG tras la dimisión de Emilio Pérez Touriño, que ha asegurado hoy que José Blanco sería "un buen ministro de Fomento" y un "buen ministro para Galicia". "Me parece de mucho interés que entren personas políticamente comprometidas", ha indicado en declaraciones a Efe.

En la conferencia de prensa anulada por la dirección socialista y convocada este domingo, como se hace de manera habitual, se pensaba enfatizar en "los éxitos" del presidente en los distintos foros internacionales en los que ha participado. Pajín quería poner en valor la recuperación de las relaciones con EE UU en primer nivel -de presidente a presidente- después de cinco años. Pero el conocimiento de que la crisis de Gobierno era inminente ha hecho pensar a la dirección socialista que todo el foco se pondría en este asunto y no en la política exterior de España. Pajín podía haber optado por la vía de reiterar que las crisis de Gobierno son competencia del jefe del Ejecutivo, pero ha preferido desconvocar su comparecencia.

Silencio en Estambul

El presidente anunciará con toda probabilidad la remodelación a su regreso de Estambul. Zapatero ha intervenido esta mañana en la sesión inaugural del Foro, pero no tiene previsto ninguna comparecencia en la que se le pueda volver a preguntar por los cambios, toda vez que ya evitó el domingo hacer confirmaciones una vez que saltó la noticia.

Entre las novedades, además de la de Blanco por Magdalena Álvarez en Fomento, destaca la sustitución del ministro de Economía por Elena Salgado -actual titular de Administraciones Públicas- y la entrada del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, como vicepresidente tercero, que se encargaría de las relaciones con las comunidades autónomas.

"El problema es el capitán"

El PP ha lanzado sus primeras críticas a la remodelación dibujada por el Ejecutivo. El líder de los populares, Mariano Rajoy, considera que sería necesario un relevo en "la tripulación y los mandos intermedios" del Gobierno. "El verdadero problema es el capitán. Yo tengo la sensación de que el señor Rodríguez Zapatero no fija un rumbo, no tiene claro dónde va, cuáles son sus objetivos, y además tiene un curioso sistema de gobernar, que prescinde habitualmente de los ministros y que le lleva de decir algo así como: aquí estoy yo que lo arreglo todo", ha asegurado el líder del PP en declaraciones a Servimedia.

Rajoy ha rehusado hablar de nombres hasta que el propio jefe del Ejecutivo los haga públicos para "no contribuir a la confusión reinante". Si la remodelación se confirma, pedirá que el presidente la explique en el Congreso de los Diputados "porque todavía no ha transcurrido ni un año" desde que se constituyó este Gobierno. "O bien el señor Rodríguez Zapatero se equivocó al principio o bien se ha producido un desgaste en menos de un año que le obliga a hacer esta remodelación, y la gente tiene derecho a conocer las razones que le mueven a hacerlo", ha indicado.

El portavoz de Exteriores del PP, Gustavo de Arístegui, ha afirmado que vería justificado una remodelación del Gobierno por su "catastrófica" gestión política y económica. Según el diputado popular, a Zapatero "le han reventado la crisis de Gobierno que estaba preparando" y "le han tapado la noticia" de su reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.