Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos que afectan al PP

Pumpido sugiere que el 'caso Gürtel' puede ir al Supremo

El presidente del TSJM reconoce que ha hablado con Granados de la causa en una charla privada

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha entreabierto una nueva puerta a que la competencia de la causa derivada de la operación Gürtel, instruida en primera instancia por el juez Baltasar Garzón, acabe en manos del Tribunal Supremo. Conde-Pumpido, tras un desayuno informativo en el que ha intervenido el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha reconocido que los indicios apuntados por Garzón contra el senador y tesorero del PP, Luis Bárcenas, y el eurodiputado popular, Gerardo Galeote, "complican" la competencia del caso Gürtel. Conde-Pumpido ha aclarado que la Fiscalía Anticorrupción tiene todavía que pronunciarse sobre la posible competencia del Supremo, aunque "no lo hará de manera precipitada, sino que se tomará el tiempo necesario".

La Fiscalía tiene que dictaminar sobre este extremo después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) asumiese la causa tras la inhibición de Garzón y solicitase en un auto información a este órgano sobre la competencia del Alto Tribunal. Conde-Pumpido ha arguemtado que existen "aforados de dos Tribunales Superiores de Justicia (Madrid y Valencia) y supuestamente puede haber también aforados del Tribunal Supremo, de dos órganos de relevancia como el Senado y del Parlamento Europeo", en relación a Bárcenas y Galeote.

El fiscal general del Estado ha mostrado también su satisfacción por la forma "procesalmente correcta" en la que ha actuado Garzón al enviar la totalidad de las actuaciones al TSJM como requirió la Fiscalía. El TSJM señaló en el auto con el que asumía la competencia de la causa la relación de los diputados madrileños Alberto López Viejo, Benjamín Martín Vasco, y Alfonso Bosch con la red de corrupción dirigida por Francisco Correa.

La comida entre Vieira y Granados

El presidente del TSJM, Francisco Javier Vieira, ha reconocido esta mañana que el pasado lunes mantuvo en un restaurante de Madrid una charla privada con el consejero de Justicia, Interior y Presidencia de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados. Durante la conversación, según ha aclarado esta mañana Vieira en un desayuno informativo, los dos hablaron del caso Gürtel. El encuentro en una cacería de Garzón y el hoy ex ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo desencadenó la dimisión de este último.

"Por supuesto que salió el caso Gürtel -ha explicado hoy a la prensa Vieira-, pero se habló de aquellas cosas de las que podía informar, de cómo se desarrollaba el proceso, de cuáles eran las vías abiertas...". Sin embargo, fuentes del TSJM consultadas por Público, diario que ha adelantado la noticia, negaron que la operación puesta en marcha por Garzón fuera tema de conversación. "Se trató de una comida en el marco de lo que son mis obligaciones como presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), dentro de una relación cordial con aquellas personas que tienen una función con la administración de Justicia" ha explicado el presidente del TSJM, quien ha manifestado además que no hubo en la charla "ninguna zona oculta".

El secretario general del grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ha pedido ya explicaciones por la reunión. "¿Es que el PP tiene carta blanca para hacer lo que le apetezca?" se ha preguntado Alonso.

Un conservador, a los mandos del TSJM

Vieira, miembro de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM), fue nombrado presidente del TSJM el pasado 13 de febrero en sustitución de Javier Casas, magistrado que ha mantenido buenas relaciones con la presidenta regional, Esperanza Aguirre. La instrucción de la causa en el tribunal madrileño ha recaído en José Manuel Suárez Robledano, ex portavoz de la APM.

Granados, además de consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, es el secretario general del PP en Madrid. Número tres de la presidenta madrileña, Granados ha sido salpicado por la red de espionaje en el Gobierno madrileño, de la que se desvinculó durante su comparecencia en la fugaz comisión de investigación parlamentaria.