Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La trama de espionaje a altos cargos del PP

Aguirre estima muy positiva la comisión del espionaje

La presidenta madrileña acusa a la oposición de querer sólo "armar bulla"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha mostrado esta tarde satisfecha con la comisión que investiga la trama de espionaje en la región y ha dicho que valora "muy positivamente" su funcionamiento. En la sesión de control al Gobierno, el consejero de Interior, Francisco Granados, ha declarado que la comisión le está yendo "muy mal" a la oposición.

Tanto Aguirre como Granados han respondido indirectamente a las declaraciones de ayer de Pedro Calvo, concejal de Seguridad del Ayuntamiento, en las que reprochaba al Gobierno de Madrid intentar desviar la atención en la investigación citando a declarar a cargos de gobiernos anteriores al de Aguirre. Estas declaraciones han sido respaldadas por el propio alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, en lo que supone un nuevo enfrentamiento entre éste y Aguirre.

Inés Sabanés, portavoz de IU en la Asamblea, ha acusado a la presidenta de "poner todos los impedimentos, bloqueos, y estrategias de dilación" para dificultar el funcionamiento del organismo. Sabanés ha criticado a Aguirre por comenzar "tarde" y "vetar comparecencias y documentación" necesaria para la investigación. Aguirre ha replicado que la oposición creía que no iban a aprobar la comisión, "porque cree el ladrón que todos son de su condición". "Nunca van a estar contentos, porque lo único que quieren es armar bulla", ha abundado Aguirre.

Otro portavoz de IU, Miguel Reneses, ha reprochado a Granados que éste encargase un informe caligráfico "a la carta, con dinero público" sobre los partes de seguimiento a políticos del PP publicados por EL PAÍS. Sobre esos partes existen ya dos informes periciales encargados por este periódico, que concluyeron que al menos uno de los trabajadores del departamento autonómico de Seguridad, José Manuel Pinto, participó en la elaboración de los informes de espionaje. Reneses le ha preguntado a Granados si cree que los partes son falsos, a lo que éste ha contestado que fue el portavoz adjunto del PSOE, Adolfo Navarro, quien le insinuó que "si no lo encargaba es porque tenía algo que ocultar".

Según Granados, ni el PSM ni IU estarán nunca contentos con la comisión, porque cuando el PP aceptó su creación, "la invalidaron" inmediatamente. Y ahora se quejan de que las comparecencias son insuficientes. Granados ha dicho que lo único que quiere es "aclarar y demostrar que este Gobierno no ha espiado nunca jamás".