Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La trama de espionaje a altos cargos del PP

PSOE e IU piden la dimisión de Granados por la compra de motos

"Granados debe dimitir ya", afirmó la portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, tras desayunarse ayer con la información de EL PAÍS sobre las motos de gran cilindrada y las cámaras fotográficas compradas por la Consejería de Interior en 2007. El consejero Francisco Granados alega que las motos eran para llevar el correo, y las cámaras, para hacer fotos desde helicópteros. Esa explicación es "un insulto a la inteligencia de los madrileños", protestó Menéndez.

La socialista dio por hecho que motos y cámaras eran para hacer espionaje, y avanzó ya sus conclusiones de la comisión de investigación que acaba de empezar: "Hay una trama de espionaje en la Comunidad con cargo a la Consejería de Interior", dijo. Inés Sabanés (IU) también pidió por enésima vez la dimisión de Granados.

Motos y cámaras salieron a relucir varias veces durante la jornada. PSOE e IU preguntaron a los comparecientes si los técnicos de seguridad disponían en su época de esos medios, y todos contestaron que no, o que no lo recordaban. Las portavoces de la oposición terminaron con un diagnóstico común: "La estrategia del PP, investigar el pasado para justificar los desmadres del presente, ha fracasado estrepitosamente: ni siquiera los comparecientes del PP han sostenido sus tesis", señaló Sabanés. Menéndez añadió: "Por mucho que el PP se remonte a los godos, no hay ninguna similitud en las funciones del servicio de seguridad y los seguimientos de ahora".

David Pérez (PP) cree que "ha quedado demostrado" que el cuerpo de seguridad lo creó el PSOE y fue "impulsado y ampliado" por Alberto Ruiz-Gallardón. Esperanza Aguirre "heredó el servicio con los mismos equipos y funciones", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de marzo de 2009