Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP llama a un consejero de Leguina para aclarar el espionaje en Madrid

Los populares citan a Virgilio Cano para que comparezca en la comisión de la Asamblea pero no convoca a víctimas de la trama como Cobo y Prada

Con casi tres semanas de retraso, el PP ha presentado hoy su lista de comparecientes en la comisión de la Asamblea que investiga la trama de espionaje en la Comunidad de Madrid. Los populares se han remontado a épocas pasadas y han incluido a Virgilio Cano, quien fue consejero de Gobernación con Joaquín Leguina -presidente del Ejecutivo regional entre 1983 y 1995-, porque consideran que puede ayudar a esclarecer cómo trabajan los servicios de seguridad. Por contra, el PP ha dejado fuera de sus peticiones a algunas de las víctimas de la trama, como el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, el ex consejero de Justicia, Alfredo Prada, y la diputada autonómica del PP Maria del Carmen Rodríguez Flores.

El vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González, está también incluido en la lista de comparecientes -de los que 11 coinciden con los solicitados por el PSOE e IU- si bien lo hará en calidad del cargo que desempeña y no por haber sufrido supuestamente el espionaje. Además ha convocado al consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados; el viceconsejero de Presidencia e Interior, Alejandro Halffter, la secretaria general de los servicios de Interior, Mar Pérez Merino; el director general de Seguridad e Interior, Enrique Barón; el director del Área de Seguridad, Sergio Gamón; el subdirector general de Seguridad Operativa, Miguel Castaño; el asesor de Protección Ciudadana, Marcos Peña; el director de la Oficina de Seguridad Corporativa del Ayuntamiento de Madrid, Marcos Durán; el consejero de Seguridad municipal, Pedro Calvo y Carlos Mayor Oreja, ex consejero de Medio Ambiente.

Bloqueo de la comisión

El portavoz del PP en la Asamblea, David Pérez, ha afirmado que aunque pueda parecer "reducida", la lista de comparecientes es "una buena base para trabajar", y ha recordado que el plazo para presentar más nombres "sigue abierto". Según Pérez, aunque en principio no hay mucha coincidencia entre sus solicitudes de comparecientes y la documentación que ha solicitado para trabajar, en su opinión sí que existe relación. La portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Inés Sabanés, ha exigido que el listado del PP "no condicione" el de los otros grupos y ha criticado que las solicitudes del PP han servido para "forzar que se haga todo con sus previsiones y plazos, y en el tiempo deseado, después de las elecciones gallegas y vascas".

Después de conocer la lista de comparecientes del PP y que entre estos nombres no se encuentra ni la presidenta regional, Esperanza Aguirre, ni la secretaria general del PP, Maria Dolores de Cospedal, ni al alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, la portavoz del PSOE en la Asamblea Menéndez ha asegurado que no comprende por qué el PP "ha tardado tantísimo" en presentar esta relación.

El inicio de los trabajos de la comisión continúa aún sin conocerse con precisión, puesto que tras presentarse las listas de comparecientes todavía se deben realizar algunos trámites, por lo que probablemente hasta la próxima semana no echará a rodar. Fue hace tres semanas cuando se inició la constitución de la comisión con el nombramiento de Benjamín Martín Vasco como presidente, cargo al que tuvo que renunciar posteriormente al aparecer su nombre entre los implicados en la trama corrupta de empresas vinculados al PP dirigida por Francisco Correa. La veterana diputada del PP Rosa Posada salió elegida con los votos de su grupo para sustituir a Martín Vasco, lo que provocó las críticas de la oposición, que proponían a Sabanés para presidir la comisión.

El PP censuró de nuevo el pasado lunes la lista de comparecientes del PSOE pero sí aceptó algunas como la de José Manuel Pinto, técnico de la Dirección General de Seguridad. Su caligrafía, de acuerdo con el examen de dos peritos, aparece en los partes de espionaje de Cobo y Prada. Pinto trabajó en una red paralela de escolta a la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, en sus actos electorales.