Decenas de marroquíes apedrean a la policía española en la frontera de Melilla

Media docena de heridos en un nuevo incidente que ha obligado a cerrar brevemente el cruce

Decenas de marroquíes han apedreado este sábado a la policía española desplegada en la frontera de Melilla hiriendo a un oficial del Cuerpo Nacional de Policía y obligando a cerrar brevemente la verja metálica que da acceso a la ciudad autónoma, según ha informado la Delegación del Gobierno.

La Unidad de Intervención Policial ha disparado cinco salvas al aire para acabar con el apedreamiento, según la nota oficial, pero testigos marroquíes aseguran que también ha lanzado pelotas de goma y ha herido a seis personas, uno de ellos un militar marroquí que ha necesitado atención hospitalaria. Los pelotazos también han reventado la luna de un coche-patrulla marroquí estacionado cerca de la verja.

Los fines de semana son con frecuencia tensos en la frontera internacional de Beni Enzar. De lunes a jueves el contrabando entre Melilla y Marruecos transita por el paso peatonal del barrio chino, que cierra a partir de ese día. Aunque con menos intensidad, los porteadores siguen trabajando el resto de la semana a través de Beni Enzar. Pese a que el estraperlo está prohibido allí, aduaneros y fuerzas auxiliares marroquíes hacen a veces la vista gorda a cambio de cobrar pequeños sobornos. Intentan evitar que tenga un carácter masivo.

Unos 450 porteadores han franqueado casi simultáneamente la frontera a mediodía, en dirección a Marruecos, creando una gran confusión. Ha sido entonces cuando, según la Delegación del Gobierno, algunos jóvenes marroquíes que merodeaban por la frontera, pero tienen prohibida la entrada en Melilla, han aprovechado para lanzar piedras, escondidos entre los contrabandistas.

Los testigos marroquíes aseguran, en cambio, que ante la mala acogida que aduaneros y policías marroquíes han brindado al gran número de porteadores que entraban de sopetón, varias decenas han intentado dar marcha atrás para regresar a Melilla, pero fueron han sido rechazados por la UIP. Reaccionaron entonces tirándoles piedras.

El incidente de hoy se añade a una larga lista de encontronazos hispano-marroquíes desde el otoño pasado, con una decena de heridos entre los agentes españoles. Además, ha tenido lugar tan sólo cuatro días después de que el ministro marroquí de Interior, Chakib Benmoussa, se reuniese en Madrid con su homólogo, Alfredo Pérez Rubalcaba, para hablar, entre otros asuntos, de la situación las fronteras de Ceuta y Melilla. Benmoussa reconoció a este corresponsal que en esta última ciudad se habían registrado "ciertas tensiones" y manifestó el deseo de atajarlas.

La Unión Federal de Policía ha convocado una concentración, el 16 de febrero, ante la Delegación del Gobierno en Melilla, para solicitar una catalogación especial, que conlleve un plus salarial, de los agentes destinados en los puestos fronterizos con Marruecos.

Miembros de la Unidad de Intervención Policial se despliegan en la verja que da acceso a Melilla a en diciembre de 2008.
Miembros de la Unidad de Intervención Policial se despliegan en la verja que da acceso a Melilla a en diciembre de 2008.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS