Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tripartito catalán cierra filas y defiende su "correcta" actuación en el temporal

CiU presenta una proposición de ley para reclamar a la Generalitat 16 millones de euros para reparar los daños causado por el vendaval

El Gobierno de la Generalitat actuó correctamente este pasado fin de semana con el temporal de viento que azotó el área metropolitana de Barcelona, sobre todo en el Baix Llobregat. Eso es lo que han defendido hoy los portavoces parlamentarios de los grupos del tripartito: Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) e Iniciativa per Catalunya-Esquerra Unida (ICV-EuiA). Por mucho que Convergència i Unió (CiU) y el PP pidan explicaciones en el Parlamento autonómico, el tripartito de izquierdas se limita a blindar su unidad de acción y a esperar "propuestas de los grupos de la oposición".

Dolors Camats, portavoz de Iniciativa, ha sostenido que "la realidad desbordó la situación". Además la dirigente de Esquerra, Anna Simó, ha apuntado que el aviso a la población fue el "correcto". El socialista Joan Ferran no sólo ha defendido al tripartito si no que ha atacado a CiU indicando que su actuación en la gran nevada de 2001 fue "radicalmente distinta" a la del Gobierno ya que "Artur Mas estaba en una discoteca". Entonces el primer secretario del PSC, José Montilla, actual presidente de la Generalitat, pidió la dimisión del presidente Jordi Pujol y de su número dos, Artur Mas.

El dirigente socialista ha añadido que "se estudiará todo lo que haya que estudiar, se aplicarán medidas correctivas, pero no sirve reaccionar en caliente poniendo por el medio una situación que afecta a las personas". Camats ha defendido al consejero de Interior y presidente de su partido, Joan Saura, insistiendo en que el Gobierno catalán "previno sobre lo que hacía falta y que se debía prevenir".

Por su parte, CiU ha presentado una proposición de ley en el Parlamento catalán para reclamar a la Generalitat que destine un total de 16 millones de euros para reparar los daños causados por el vendaval. Concretamente, los nacionalistas piden por un lado la concesión de un crédito extraordinario al Presupuesto de la Generalita para 2009 de un importe máximo de seis millones de euros para financiar operaciones de inversión relacionadas con las reformas vinculadas a los destrozos del temporal. Y por otro lado, CiU propone autorizar al Instituto Catalán de Finanzas (ICF) a abrir una línea de financiación extraordinaria de un máximo de 10 millones de euros dirigida ayuntamientos, actividades productivas y particulares afectados.

El presidente de UDC y secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ha pedido al presidente de la Generalitat, José Montilla, que no transfiera a los municipios sus responsabilidades por la, a su entender, mala gestión del temporal de viento que se registró en Cataluña desde el viernes. El líder democristiano ha indicado que la prevención por parte de la Generalitat "no ha sido suficiente", como tampoco lo ha sido la notificación a los ayuntamientos.