Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón se enfrenta a una sanción leve por excarcelar a dos narcos

El Poder Judicial remite a la Audiencia Nacional el expediente del error que obligó al juez a tomar esa decisión

La Comisión disciplinaria del Consejo del Poder Judicial ha decidido hoy elevar a la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional la propuesta de sus servicios de inspección de imponer al juez Baltasar Garzón una sanción leve por un error que cometió el magistrado sobre dos presuntos traficantes de droga turcos a los que se vio forzado a excarcelar al pasarse dos días en el plazo legal para prorrogar la prisión preventiva. También decidió enviar el expediente de la inspección a la Fiscalía General del Estado respecto de la actuación del fiscal adscrito al juzgado de Garzón, que tampoco se percató del error, lo que propició que dos narcos detenidos con 13 kilos de heroína tuvieran que ser dejados en libertad el pasado 16 de julio hasta que se celebre el juicio.

Al considerar los inspectores del Consejo que los hechos son una falta leve, entiende la Comisión Disciplinaria que el asunto debe ser analizado por la Sala de Gobierno y que es éste órgano el debe decidir si impone o no a Garzón esa falta leve, que suele castigarse con una amonestación verbal o una multa de hasta 300 euros. Si hubiese sido una falta grave, el asunto lo tendría que haber resuelto la citada comisión disciplinaria; y si hubiese sido muy grave, el pleno del Consejo.

En su propuesta de sanción como falta leve, la inspección afirma, respecto a la conducta de Garzón, que los magistrados deben mantener un control "directo y riguroso" de las causas con preso que tramiten. Garzón se equivocó en dos días a la hora de fijar la fecha para prorrogar la prisión preventiva a dos narcos que llevaban dos años presos. La prisión provisional sin haberse celebrado un juicio, según la ley, no puede durar más de dos años, aunque es factible, previa vistilla, prorrogarla otros dos años más. Si pasados los dos primeros años, y dentro del plazo, no se ha prorrogado, el juez está obligado a dejar al reo en libertad hasta el juicio.

Ese plazo se le pasó a Garzón dos días y no tuvo más remedio que dejar en libertad a Sahin Eren y Erder Vardar el 16 de julio de 2008. Ambos fueron detenidos en el Puerto de Huelva con 13 kilos de heroína y pertenece supuestamente a una red internacional de tráfico de drogas.

La propuesta de sanción contra Garzón tiene su origen en una queja que formuló ante el Consejo el pasado 30 de septiembre el autodenominado sindicato Colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias. En su defensa, Garzón señaló que, hasta el día 16 de julio de 2008, día de la puesta en libertad de Sahin Eren y Erdem Vardar, ambos acusados se encontraban en prisión, y que los máximos responsables de la red internacional a la que supuestamente pertenecen éstos, se hallan aún encarcelados. A ellos sí se les prorrogó correctamente la prisión provisional. La Inspección admite en su propuesta de sanción leve que se trata de un error, pero señala: "Todo juez o magistrado bajo cuya jurisdicción se encuentra una persona privada de libertad viene obligado a adoptar una extrema diligencia en el cómputo del tiempo de prisión, máxime cuando esta privación es de carácter provisional (pues no existe todavía condena en sentencia penal), ya que se ha privado a un ciudadano de un derecho fundamental y esta privación está sujeta a término por imperativo legal". El error no se habría producido, según la Inspección, si el juez hubiese observado esas diligencias en una causa con presos. Al fiscal le reprocha que "tampoco detectase en modo alguno el error".

La Inspección destaca, para dejar los hechos en una falta leve, "la ausencia de intencionalidad en la conducta, que no haya existido perjuicio alguno y que la infracción cometida no ha causado perturbación en el funcionamiento de la Administración de justicia, pues ninguno de los imputados ha intentado evadirse". La Inspección también atenúa la conducta de Garzón porque "tiene a su disposición 270 presos preventivos", todos los cuales están "perfectamente controlados".