Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre pregunta a Blanco si hubiera preferido que no regresara

La presidenta regional compara los atentados de Bombay con lo vivido el 11-M en Madrid y encarga una misa para dar gracias a Dios

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha afirmado esta mañana que "no quiere creer" que el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, hubiera querido que la delegación madrileña que fue tiroteada en Bombay "hubiera regresado de otra manera" a como lo hicieron, "sanos y salvos". Aguirre, en rueda de prensa junto al presidente valenciano Francisco Camps, ha recordado que "no sería la primera vez" que un dirigente socialista "la "quiere ver colgada de una catenaria".

La presidenta se ha referido así a unas declaraciones efectuadas por la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, en el Congreso de los Diputados, en mayo de 2007. Opinó que "el único sitio de la estación de Metro de la T-4" donde podría haber estado Aguirre durante su inauguración era "o tumbada en la vía o colgada en la catenaria". Siguiendo la senda del diputado de CiU Ignasi Guardans, el primero en abrir fuego contra Aguirre al acusarla de salir corriendo dejando atrás a su delegación, Blanco criticó el pasado fin de semana a presidenta por utilizar en "momentos de dificultad" la máxima del "sálvese quien pueda" porque "se marchó corriendo" de Bombay "sin importarle la gente que se quedaba en situación de dificultad".

Además, Aguirre ha comparado los atentados terroristas registrados hace unos días en Bombay con lo vivido en Madrid el 11 de marzo y ha subrayado que tuvieron "la inmensa suerte de salir indemnes todos los españoles". En realidad, un matrimonio de españoles resultó herido por la metralla de una granada y hoy han tenido que hacer escala en Londres cuando regresaban de Bombay. Los médicos han desaconsejado el viaje por la debilidad del herido. La presidenta madrileña ha añadido: "Es como si hubiéramos estado en la estación de Atocha a las ocho menos veinte de la mañana del 11 de marzo".

"Los creyentes tenemos que dar gracias a Dios"

Aguirre ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa junto a su homólogo valenciano, Francisco Camps, en las también ha anunciado que ha encargado una misa para el día de San Francisco Javier (el 3 de diciembre), "patrón de la India", para "dar gracias a Dios". Tras considerar "un milagro" que la delegación madrileña haya salido indemne de los ataques terroristas, Aguirre ha dicho: "Los creyentes tenemos que dar gracias a Dios". La misa, según ha adelantado la presidenta regional, será oficiada por el sacerdote Javier Repullés.

Por su parte, el consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, ha acusado a Blanco de "bajeza moral" y de decir "chorradas". "No sé si al señor Blanco le ha dado rabia el que haya podido salir la presidenta sana y salva del atentado, pero desde luego la presidenta ha hecho, en función de la responsabilidad que tiene lo que tenía que hacer", ha señalado Granados tras la inauguración de la nueva comisaría de Policía Local de Villanueva de la Cañada.

En cambio, el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, ha secundado la teoría de Blanco y Guardans, y ha opinado que Aguirre debería de haberse quedado en Bombay hasta que todos los miembros de su delegación hubieran estado a salvo. "Creo que cuando uno es jefe de delegación es responsable del conjunto de la delegación, con todas las consecuencias hasta el último extremo", ha argumentado. También ha reprochado a la presidenta de la Comunidad el "recorrido estelar mediático" que hizo a su vuelta y ha dicho que, a su juicio, ha estado "fuera de lugar en algún caso".