Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La judicatura se encara con los Mossos en Barcelona

El decano de los jueces de la capital catalana censura en términos muy duros la filtración de que una magistrada había sido sorprendida cuando conducía ebria

Guerra abierta entre la judicatura y los Mossos d'Esquadra en Barcelona. El decano de los jueces de la capital catalana, José Manuel Regadera, ha remitido este jueves una carta al director general de la Policía de la Generalitat, Rafael Olmos, censurando en términos muy duros la filtración de que una magistrada había sido sorprendida por la policía autonómica cuando conducía ebria y que supuestamente amenazó a los Mossos para intentar eludir un control de alcoholemia.

El decano atribuye a los Mossos la filtración periodística y advierte que podría ser constitutiva de delito. Por eso exige que se adopten las medias pertinentes para que hechos así no vuelvan a repetirse y para identificar a los agentes que facilitaron la información. El juez decano considera que las filtraciones de la policía a la prensa son "reiteradas" y que "obedecen a intereses espúreos [sic] y principalmente al propósito de sembrar la duda y el desprestigio personal" de los jueces. El decano insinúa, incluso que, los Mossos han actuado así para "ocultar o minimizar" otras informaciones en los que los agentes de la policía autonómica aparecen como imputados y que en su opinión, "sí afectan directamente a la seguridad de los ciudadanos".

La información sobre el incidente protagonizado por la juez S. L. M. fue publicada por el diario El Mundo el pasado día 24 y se refiere a unos hechos ocurridos el 9 de noviembre. La sentencia de la Audiencia de Barcelona que acabó condenando a los mossos por las torturas y lesiones a un detenido se conoció el día 25.

Regadera pertenece a la mayoritaria y conservadora Asociación Profesional de la Magistratura, la misma a la que está asociada la presidenta del TSJC, Maria Eugenia Alegret, quién el lunes dio instrucciones a los Mossos para que enviaran el incidente con la juez al Poder Judicial por si puede ser constitutiva de una falta grave o muy grave por abuso de la condición de la juez. No existe ningún precedente en Barcelona de una reacción tan airada de un representante de la judicatura con la policía. Hace unos años otro juez también fue sorprendido por la Guardia Urbana de Barcelona en estado ebrio y la noticia no provocó el más mínimo enfrentamiento institucional como el que se está viviendo en la actualidad entre los jueces de instrucción, encargados de investigar los delitos, y los Mossos d'Esquadra, la policía ordinaria en la capital catalana desde hace tres años,