Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos soldados españoles mueren en un atentado suicida en Afganistán

La ministra de Defensa informa de que el ataque se ha producido con una furgoneta cargada de explosivos contra un convoy en la provincia de Herat.- El cabo primero Rubén Alonso Ríos y el brigada Juan Andrés Suárez García son los soldados fallecidos en el ataque.- Chacón viaja a Afganistán

Dos soldados españoles han muerto y otros cuatro han resultado heridos este domingo, uno de ellos de gravedad, en un atentado suicida que ha tenido lugar en el sur de la provincia afgana de Herat, según el Ministerio de Defensa.

La Ministra de Defensa, Carme Chacón, ha comparecido brevemente ante los medios desde la sede de su departamento. La responsable de Defensa ha precisado que uno de los fallecidos es el cabo primero Rubén Alonso Ríos, nacido en Galicia en 1978. El nombre del segundo fallecido es el brigada Juan Andrés Suárez García, natural de Mieres y nacido en 1967. El nombre de éste segundo fallecido no ha trascendido hasta que Defensa no ha localizado a sus familiares. Los militares víctimas de este atentado pertenecen a la Brigada Ligera Aerotransportable (BRILAT) con sede en Figueirido (Pontevedra).

El herido grave es el cabo primero José Antonio Cures García, de 27 años y natural de Lyon (Francia), que ha sido intervenido quirúrgicamente en el hospital Role-2 de la Base de Apoyo Avanzado de Herat. Los heridos leves son el capitán Enrique Dopico Rodríguez (de 34 años y natural de Betanzos, A Coruña), el sargento primero Gonzalo Miguélez Diéguez (de 40 años y nacido en la localidad pontevedresa de Golada) y el cabo Alberto Cao Pérez (de 29 años y natural de Ponferrada, León).

Chacón ha explicado que el atentado se ha producido en el distrito de Shindad, uno de los más peligrosos de toda la provincia de Herat, situado al sur de la región y donde operan tropas de la OTAN en coalición con Estados Unidos. El ataque suicida se ha producido cuando una furgoneta cargada de explosivos ha embestido contra un convoy, compuesto por seis blindados españoles y 12 camiones afganos. El convoy del Ejército nacional afgano regresaba hacia su base en Camp Stone, después de realizar un ejercicio de instrucción. Los dos militares españoles han muerto en el acto y el resto de heridos han sido trasladados al hospital de Herat. Los insurgentes talibanes han asumido de inmediato el atentado con un comunicado.

Según fuentes próximas a la investigación, la cantidad de explosivo usada en el atentado podía haber destrozado un carro de combate. Las mismas fuentes precisaron que, aunque la investigación está abierta, se puede deducir la potencia del explosivo por "el radio de dispersión" de los restos de la furgoneta y por los "escasos restos" que han quedado del vehículo, una furgoneta marca "Toyota" de color blanco, informaron las fuentes militares. Se trabaja también en la identificación del terrorista suicida, alguno de cuyos restos se han encontrado a 150 metros del lugar de la explosión.

Chacón viaja a Afganistán

La ministra de Defensa viaja a Afganistán para repatriar los cadáveres de los dos militares que han fallecido en el atentado, así como al brigada que resultó gravemente herido en el mismo ataque, según confirmó un portavoz del Ministerio de Defensa.

A bordo de un Airbus 310 del 45 Grupo de la Fuerza Aérea española y acompañada por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), general del Aire José Julio Rodríguez, la ministra se trasladará hasta la Base de Apoyo Avanzado (FSB) de Herat (Afganistán).

España mantiene en Afganistán un contingente de 778 militares destacados en su mayoría en la Base de Apoyo Avanzado de Herat y en el Equipo de Reconstrucción Provincial Badghis, dentro de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) para la estabilización y la reconstrucción del país. La actual rotación del destacamento español está compuesta por efectivos de la Brigada Paracaidista que están siendo relevados por miembros de la Jefatura de Tropas de Montaña.

Los primeros efectivos llegaron en el año 2002 y se ubicaron en Kabul y alrededores hasta que, en el año 2005, se desplazaron a la zona de Herat. El primer envío de tropas españolas a Afganistán fue aprobado por el Consejo de Ministros el 27 de diciembre de 2001, que autorizó el despliegue de 485 soldados de los Ejércitos de Aire y Tierra.

Reacciones

Los mensajes de condolencia no han tardado en llegar al poco de conocerse la noticia. El rey Juan Carlos I ha expresado su "más profundo pesar" por la muerte de los soldados españoles. Desde Las Palmas de Gran Canaria, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, también ha lamentado estas muertes y ha destacado el papel de las Fuerzas Armadas españolas en Afganistán.

Con la muerte de estos dos militares españoles, son ya 141 los soldados que han perdido la vida en misiones en el extranjero. Los últimos fueron el teniente Santiago Hormigo Ledesma, de 32 años, y Joaquín López Moreno, de la misma edad que su compañero, que fallecieron tras un accidente de helicóptero ocurrido en Bosnia.

Más violencia en suelo afgano

El rebrote de violencia en Afganistán ha abierto un debate a fondo entre los 37 países en la ISAF. La guerra viene durando casi seis años, en la que los avances son demasiado escasos y que puede acabar en fiasco ante la falta de medios y el renovado avance de los talibanes (y de Al Qaeda). La violencia en el país asiático alcanzó el pasado julio su peor nivel desde la invasión en 2001 con más de 260 civiles muertos, según denuncian un grupo de un centenar de ONG. Según los comandantes de la OTAN, la violencia ha aumentado alrededor del 40% en el este del país desde esta primavera.

Afganistán es el país donde ha habido más soldados que han perdido la vida, con un total de 87 muertos desde que las Fuerzas Armadas españolas comenzaron a realizar operaciones en el extranjero oficialmente en 1989. El último atentado terrorista con víctimas del contingente español se registró el 24 de septiembre de 2007, cuando fallecieron los soldados Germán Pérez Burgos y Stanley Mera Vera, natural de Ecuador con nacionalidad española, al explotar una mina al paso de un vehículo blindado de regreso de una operación de la misión de paz.

El mayor número de víctimas en la historia moderna de las Fuerzas Armadas españolas se produjo el 26 de mayo de 2003, cuando perdieron la vida 62 militares que regresaban de la misión de paz en Afganistán (ISAF) de la OTAN en un avión ucranio, un Yakovlev-42, que se estrelló en Trebisonda, en el noreste de Turquía.

El nuevo relevo de militares españoles salió el pasado miércoles a Afganistán

El primero de los tres grupos de militares españoles que relevarán a los que hasta ahora desempeñan su misión en Afganistán partió de Zaragoza el pasado miércoles, cuatro días antes del atentado que este domingo ha costado la vida a dos miembros del contingente que España tiene desplegado en el país asiático.

Fueron un total de 174 militares, la mayoría de la Jefatura de Tropas de Montaña de Jaca (Huesca) y de la Agrupación de Apoyo Logístico 41 de Zaragoza, los que partieron del aeropuerto de la capital aragonesa hacia Afganistán.

Esa rotación fue la primera de las tres organizadas para trasladar a las bases españolas de Qala-i-Naw y Herat el relevo de los efectivos destacados en ese país desde el pasado mes de julio. Cuando se complete el relevo, el nuevo contingente estará compuesto por 391 militares (el 94% y el 6% de mujeres).

Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo

El Ministerio de Defensa condecorará a título póstumo con la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo al cabo primero Rubén Alonso Ríos y al brigada Juan Andrés Suárez, fallecidos en el atentado en Afganistán, y concederá a sus familias una indemnización de 140.000 euros, en aplicación de la normativa vigente en materia de recompensas militares y fallecimiento en operaciones de mantenimiento de la paz.

Un real decreto de indemnizaciones a los participantes en operaciones internacionales de paz y seguridad establece esa indemnización para los familiares directos (el cónyuge o pareja, los hijos o, en caso de inexistencia de los primeros, los padres) de los militares que pierdan la vida en el curso de "una operación de mantenimiento de la paz, de asistencia humanitaria o en otras de carácter internacional que hayan sido aprobadas específicamente por el Gobierno a estos efectos".

Este sistema de indemnizaciones se aplica a todos los miembros de las Fuerzas Armadas desplegados en misiones en el exterior, así como a los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, los periodistas y trabajadores de organizaciones no gubernaentales españoles en zona de operaciones.

Además de los 140.000 euros concedidos en aplicación del real decreto de indemnizaciones a los participantes en operaciones internacionales de paz y seguridad, las familias de los dos militares del Ejército español fallecidos en Afganistán tendrán derecho una pensión mensual.

Más información