Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abogado Rodríguez Menéndez rechaza su extradición a España

El letrado, que llevaba 58 días fugado, fue detenido el jueves por la noche en un barrio de Buenos Aires

No quiere volver a España. El abogado prófugo José Emilio Rodríguez Menéndez, detenido el jueves en el barrio de Palermo de Buenos Aires, una zona de clase media-alta, ha rechazado su extradición a España y ha pedido a un juez federal argentino que lo deje en la calle, han informado fuentes judiciales a Efe. Rodríguez Menéndez estaba huido de la justicia española tras fugarse durante un permiso penitenciario. El polémico y conocido abogado estaba en busca y captura porque no regresó el pasado 22 de agosto a la cárcel coruñesa de Teixeiro -en la que cumplía una condena por defraudar a la Hacienda Pública-.

Según las fuentes consultadas, la justicia argentina se pronunciará en las próximas horas sobre la petición de excarcelación. Las mismas fuentes han informado de que es poco probable que el juez atienda su petición.

En el momento de su detención, cuando salía de su residencia, el letrado iba acompañado de su esposa, Vanessa Palomar, y no opuso resistencia, aunque ella sí increpó a los agentes. Palomar quedó en libertad tras prestar declaración. La detención fue fruto de una operación conjunta de las policías argentina y española, que seguía su pista en Paraguay.

Rodríguez Menéndez ha comparecido ante el juez Marcelo Martínez Giorgi acompañado de su abogado, el argentino Julio César Strassera. En su declaración, Rodríguez Menéndez ha expuesto al juez su negativa a ser extraditado a España -donde cumplía condena de nueve años y seis meses de cárcel por delitos fiscales y contra la intimidad- y ha pedido su excarcelación.

Más delgado y sin barba

La vivienda que ambos ocupaban estaba alquilada por la cuarta esposa del abogado, han informado fuentes de Interpol argentina. Rodríguez Menéndez estaba más delgado que en sus últimas apariciones en España e iba afeitado para pasar desapercibido. Rodríguez Menéndez llevaba tan sólo cinco días en Argentina, tras refugiarse en distintos puntos de Paraguay y Brasil desde su fuga.

El letrado se burló de la justicia tras conseguir un permiso de un juez de vigilancia penitenciaria al que había recurrido la negativa de la Junta de Tratamiento de la cárcel de autorizar su salida durante unos días. El abogado había solicitado este permiso tras cumplir una cuarta parte de la condena, condición indispensable para poder disfrutar de este beneficio. La Junta de Tratamiento de la prisión negó el permiso porque consideraba que existía riesgo de fuga -como al final se demostró- y por la diversidad de delitos por los que había sido condenado. Sin embargo, Rodríguez Menéndez salió de la prisión de Teixeiro el 18 de agosto.

El permiso penitenciario concedido por el juez a este preso motivó que el Servicio de Inspección del Consejo General del Poder Judicial abriera una investigación. El objetivo es averiguar si el titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de A Coruña, Javier San Claudio Piñón, cometió alguna falta disciplinaria al conceder el permiso en contra de la opinión de la Junta de Tratamiento de la cárcel.

Tenía pasaporte

Otro dato de la rocambolesca escapada fue que el abogado, ya en la calle, se sacó el pasaporte en una comisaría de Madrid el 19 de agosto. Rodríguez Menéndez no podía salir de España pero logró el pasaporte probablemente porque en los ordenadores policiales no constaba que se le había retirado.

El letrado fue detenido en mayo de 2006 para cumplir una condena de dos años que le impuso la Audiencia Provincial de Madrid por la difusión de un vídeo de carácter sexual relacionado con el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, pena que fue confirmada por el Tribunal Supremo. En octubre de 2006, el Supremo aumentó de seis a diez años de cárcel la condena que le había sido impuesta también por la Audiencia de Madrid por un delito continuado contra la Hacienda Pública entre 1990 y 1994.