Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe aérea en Madrid

"Soy afortunada, el 20 de agosto volví a nacer"

Beatriz Reyes, dada de alta hoy, es la primera superviviente del accidente de Barajas que convoca a los medios para explicar los hechos

"Soy afortunada, el 20 de agosto he vuelto a nacer". Beatriz Reyes Ojeda, de 41 años, la primera superviviente del accidente aéreo de Barajas que ha convocado a los medios para hacer público su testimonio, tiene sentimientos opuestos. Por una parte una "inmensa alegría", pero a la vez una "gran tristeza" por lo sucedido. Beatriz resultó herida leve y ha sido dada de alta hoy. Sus primeras palabras han sido de agradecimiento para todos los servicios de emergencia, los bomberos y los médicos que la atendieron.

"Me agarré a mi sillón, no hice nada especial. Fui consciente de que era un accidente cuando el estómago me subió y me bajó y sentí un golpe", ha relatado esta supervivente, quien ha asegurado que mañana mismo volverá a subir a un avión para regresar a Canarias, su tierra. Ocupaba el asiento 5 D, uno de los delanteros, donde viajaba la mayoría de las personas que han sobrevivido.

Natural de Las Palmas, Beatriz es consciente de que recibirá una cálida acogida pero que también será muy difícil enfrentarse a la vuelta. "Hay un sentimiento contradictorio porque están llegando los cuerpos y yo llegaré caminando", ha afirmado.

Auxilio a dos niños

Del trágico momento del siniestro no tiene grabadas muchas imágenes. "Oí gritos, pero no recuerdo nada mas". Tras el impacto del avión y pese a su estado, Beatriz auxilió a dos menores que resultaron heridos, pero ella ha preferido restarle importancia. "Cualquier persona lo hubiera hecho en ese momento, escuché pedir ayuda y aparté los sillones para que no estuvieran aprisionados".

Los interminables segundos que vivieron los ocupantes del vuelo de Spanair los pasó con incertidumbre y desconcierto. "Noté que el avión no llevaba mucha velocidad", ha explicado Beatriz, aunque ha matizado que no sabe "cómo se siente que un avión pierde potencia". "Lo que quiero es terminar, saber toda la historia, cerrar este capítulo de mi vida y abrir el siguiente y verlo como una experiencia que desagradablemente me ha tocado vivir".

Hoy, acompañada por el consejero de Sanidad de Madrid, Juan José Güemes, y del equipo del hospital Infanta Sofía, Beatriz ha agradecido el cariño recibido en el centro médico, donde incluso, como otra señal de su vuelta a la vida, la instalaron en la planta de maternidad.

Dos heridos continúan muy graves

Beatriz es la segunda herida que ha recibido el alta, después del niño de ayer de seis años. Otros 16 accidentados continúan ingresados en diferentes hospitales madrileños. Según el último parte médico, de las 14.00 de hoy martes, dos están muy graves, otros dos graves, tres estables dentro de la gravedad, uno está grave con evolución favorable y ocho evolucionan favorablemente.

El estado de Kim Yvonne Tate, ingresada en el hospital de La Princesa, ha empeorado esta mañana y ha pasado de grave con evolución favorable a grave. Esta mujer, de 30 años, sufre neumotórax y politraumatismos, tiene fiebre y su situación es inestable.

En la UCI del hospital Ramón y Cajal sigue muy grave una mujer de 44 años, Gregoria Mendiola Rodríguez, que sufre un traumatismo craneoencefálico severo y diversas heridas y contusiones. Gregoria Mendiola, madre de un niño también herido, "parece irreversible que pueda despertar" de la situación de coma en la que se encuentra, "sedada, intubada y hemodinámicamente estable", dijo ayer el director general de hospitales de Madrid, Antonio Burgueño.

También sigue "muy grave", en la UVI del mismo hospital, Pedro Hernán Gómez, de 57 años, que el fin de semana fue intervenido de múltiples fracturas en varios miembros y en la cara, y que desde entonces, tras sufrir un síndrome febril posquirúrgico, está sedado y con ventilación mecánica.

Ya han sido identificadas 107 víctimas

107 de las 154 víctimas mortales del accidente aéreo ocurrido el pasado miércoles en el aeropuerto de Barajas han sido ya identificadas, según el último parte que ha facilitado el Ministerio del Interior. Por tanto, quedan por identificar 47 de las personas que falleceron en el siniestro del avión de Spanair.

Tres laboratorios trabajan en la identificación de los cuerpos: el de la Guardia Civil, el de la Policía Nacional y el de Instituto Nacional de Toxicología, contrastando huellas dactilares y muestras de ADN.

Más información