Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe aérea en Madrid | La investigación

Una de las turbinas tiene la reversa activada

El sistema sólo se puede accionar en tierra y sirve para frenar el avión

Uno de los dos motores del MD-82 siniestrado en Barajas ha aparecido con la reversa desplegada, según fuentes próximas a la investigación. Este sistema actúa como un freno y sólo se puede accionar en tierra. La aparición del motor número 2 -el derecho- con el freno puesto es una de las incógnitas que los investigadores intentan resolver.

El fallo explicaría por qué el avión se escoró a la derecha al tomar altura

Ese freno en el motor derecho puede ayudar a explicar por qué el avión se escoró a la derecha, ya que pudo actuar como freno mientras que el izquierdo seguía acelerando. Pero a la vez, abre otros interrogantes. ¿La reversa se activó sola debido a un fallo? ¿Lo hizo el comandante al intentar frenar el aparato? ¿Se desplegó sólo uno de los dos frenos? ¿O la apertura del freno se produjo tras el accidente?

Nada más tomar tierra el tren de aterrizaje, cualquier pasajero nota de repente un ruido intenso de los motores y que aumenta la atracción hacia el asiento que tiene delante. La reversa se ha puesto en marcha. Un sistema hidráulico ha desplegado una especie de paraguas metálico detrás de los motores. Esos paneles devuelven el aire que expulsa la turbina hacia la parte delantera y así hace de freno. Esto, junto a los alerones y los frenos del tren de aterrizaje consiguen que una mole de decenas de toneladas frene en pocos segundos después de aterrizar a unos 300 kilómetros por hora.

Las fuentes consultadas consideran improbable que el impacto con el suelo abriera el freno, ya que éste se activa mediante un sistema hidráulico. Es decir, que el golpe podría haberlo desprendido, pero es difícil que lo abriera para que ocupara la posición que tiene en tierra al aterrizar.

En teoría, la reversa sólo puede funcionar cuando el avión está en modo tierra, nunca en modo vuelo, por lo que si se abrió en el aire supone un fallo mecánico. Pero aun así la activación de este freno no es suficiente para tumbar un avión -como no lo es el incendio de un motor-. Los pilotos consultados coinciden en que la activación de la reversa resta potencia al aparato, pero que éstos están diseñados para despegar y volar incluso con un solo motor. Además, al igual que el incendio de una de las turbinas, la activación accidental de una reversa en un despegue y en vuelo se entrena periódicamente. Es decir, la reversa no explica por sí sola el accidente, pero sí puede ser una pieza importante para esclarecer la tragedia del vuelo JK5022.

Además, si la activó el comandante puede implicar un intento de frenar el aparato en un momento crítico y que contribuyó a derribar el aparato.

Según quienes han visto el vídeo que grabaron las cámaras de AENA, tras apurar la pista, el avión se eleva unos segundos y se escora hacia la derecha. Tras rebotar varias veces contra el suelo se incendia, probablemente debido a que alguna de las chispas producidas en el choque prende el queroseno que transporta el avión en las alas.

La Comisión de Investigación de Accidentes de Aviación Civil, expertos de EE UU y de Boeing (fabricante del McDonnell Douglas siniestrado) y una representante de la Agencia Europea de Seguridad Aérea reconstruyen de forma minuciosa el accidente. El Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Civil (Copac) consideró ayer "imprescindible" la incorporación de pilotos, como expertos en operaciones de vuelo, en la Administración para reforzar el sistema de seguridad aérea actual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de agosto de 2008