Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe aérea en Madrid | La investigación

La aerolínea superó 100 inspecciones este año

Aviación Civil niega que haya practicado más revisiones por la situación económica de la compañía

Spanair ya ha pasado este año más de un centenar de inspecciones de diverso tipo, sin que se hayan detectado "problemas de la mínima importancia", según explicó ayer el director general de Aviación Civil, Manuel Bautista, quien declinó cualquier comentario sobre la investigación del accidente del MD-82, a cargo de una comisión que no depende de su departamento.

Bautista explicó que ese número de inspecciones está en relación con el volumen de vuelos de cada compañía y negó que se hayan incrementado los controles por la mala situación económica de la aerolínea, que ha presentado un expediente de regulación de empleo con la intención de prescindir de un tercio de la plantilla (de algo más de 3.000 personas). Añadió que la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, dará más detalles de las inspecciones a Spanair el viernes, en su comparecencia en el Congreso de los Diputados.

El director de Aviación Civil añadió que se ha hecho un seguimiento financiero de la aerolínea como establece la legislación, sin que se observase "ningún problema que afectase a la seguridad" y "mucho menos, por una política de reducción de costes". "Es una compañía muy seria", añadió.

Bautista dejó claro desde el comienzo de la rueda de prensa que su intención era enviar un mensaje de "tranquilidad y confianza" en el sistema de control de la seguridad aérea. Insistió en el aumento de personal (un 40% más) y de inspecciones bajo su mandato (se han multiplicado por 2,8 desde 2003) en los últimos cuatro años, pero tuvo que reconocer las dificultades para poner en marcha la Agencia de Seguridad Aérea, que debería haber echado a andar en junio. "Hemos tenido que discutir con Economía el salario del director general de la Agencia", puso como ejemplo de las causas de un retraso que "se subsanará", y cuya importancia minimizó al tratarse de un paso importante para un cambio a medio y largo plazo en la gestión de la seguridad.

Además, aclaró que la intervención de inspectores de Aviación Civil tras el aterrizaje el domingo en Málaga de un vuelo de Spanair Barcelona-Lanzarote por un problema técnico, se debió a "una cautela y sensibilidad especiales" tras el accidente del pasado miércoles. Pero explicó que, ni es lo habitual, ni forma parte de la filosofía de control de la Unión Europea.

De lo que sucedió al vuelo JK 5022, Bautista no quiere hablar. "Ya sabemos lo que pasa con las verdades a medias. Me abstengo de opinar". Además, "la impresión que tenía la primera noche del accidente ya era distinta al día siguiente, que ya es diferente de la de hoy".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de agosto de 2008