Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmantelada una red dedicada a la venta de viviendas protegidas ya asignadas en Barcelona

De momento, hay 32 víctimas de la estafa, cuya cifra se eleva a los 600.000 euros.- Los Mossos han detenido a los dos administradores de una agencia de intermediación inmobiliaria

Los Mossos d'Esquadra han detenido en Barcelona a los administradores de una agencia inmobiliaria por una estafa de más de 600.000 euros relacionada con la venta de pisos de protección pública pertenecientes al Patronato Municipal de la Vivienda, al Instituto Catalán del Suelo (INCASOL) y al Instituto Municipal de Urbanismo, que ya estaban adjudicados. Los detenidos habían puesto diversos anuncios en la prensa donde se ofrecía la compra de estos pisos a muy bajo coste y sin tener que pasar por los requisitos de concurso público. Bajo el epígrafe "Ocasión única", se anunciaba, por ejemplo, una vivienda de 70 metros cuadrados, con tres habitaciones, un baño, cocina, comedor y una plaza de aparcamiento por sólo 155.000 euros.

Los detenidos son José G.F., de nacionalidad española y 64 años, y María D.P., de nacionalidad rumana y de 38 años, ambos con domicilio en Barcelona. Los Mossos los detuvieron el pasado martes, después de descubrir la estafa inmobiliaria que, de momento, afecta a decenas de personas. La Policía autonómica ha recibido hasta ahora 32 denuncias de víctimas, mayoritariamente jóvenes, que contactaron con la empresa e iniciaron los trámites pertinentes para la compra de uno de estos pisos.

Esta empresa, situada en el distrito de Nou Barris, operaba con los nombres de Bella Direct S.L. y Wilson Bay. Según las denuncias, los pisos, todos ubicados en Barcelona, pertenecían a promociones del Patronato Municipal de la Vivienda, como las que hay en la avenida de la República Argentina, 104 y en la avenida de Vallcarca, 99; del Instituto Municipal de Urbanismo, en las calle de Deià, 31, y de viviendas de protección pública que el INCASOL tiene en fase final de construcción en la Via Favència, 298-312.

Avances de entre 15.000 y 30.000 euros

Las víctimas contactaban con la empresa a través del número de teléfono que aparecía en el anuncio y posteriormente mantenían una reunión con los administradores de la inmobiliaria detenidos en la misma sede de la empresa. En este primer encuentro, los detenidos explicaban a los interesados que los pisos eran baratos porque pertenecían a promociones de vivienda protegida destinadas a compradores que no debían participar en el sorteo para adquirirlas. Una vez convencidos, les informaban de las condiciones económicas para adquirir los pisos, que consistían en avanzar diversos pagos hasta la fecha de entrega de la vivienda. Finalmente, los clientes acababan abonando una entrada de entre 15.000 y 30.000 euros por un pisos que ya tenían un dueño y que no eran propiedad de la empresa que se los estaba vendiendo. De hecho, la titularidad de los pisos correspondía a las empresas públicas citadas. Éstas se presentarán como parte afectada en este proceso.

Los Mossos no descartan que haya más personas estafadas, pues algunas de las denuncias presentadas se remontan a septiembre del año pasado y varios clientes esperaban la entrega de los pisos a lo largo del segundo semestre de este año. José G.F., con diversos antecedentes por estafas y otros delitos contra el patrimonio, y María D.P. han pasado a disposición judicial. La investigación continúa abierta.