Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No sois nadie, sólo basura"

La viuda del guardia civil asesinado por ETA en Legutiano pide en una comparecencia que se respete su intimidad y la de su hijo

Con la emoción a punto de estallar, ojerosa y de negro, María Victoria Campos, la viuda del guardia civil Juan Manuel Piñuel Villalón, asesinado por ETA en el atentado contra la casa cuartel de Legutiano (Álava) el pasado miércoles, ha comparecido en un hotel de Málaga, ciudad en la que vive, para leer una declaración a los medios. "Soy María Victoria Campos, esposa y viuda de Juan Manuel Piñuel Villalón", así ha iniciado su declaración, de apenas cinco minutos, muy emocionada pero muy entera. Sólo en un momento, al principio, se le ha quebrado la voz.

María Victoria ha agradecido las muestras de cariño recibidas y ha llamado a los terroristas "basura". "No sois nadie, sólo un punto negro en la limpieza de un gran país", ha dicho. Campos ha expresado su repudio "a los miserables que no tienen escrúpulos", que sepan que "luchamos para erradicar a esta lacra de asesinos".

La furgoneta bomba que acabó con la vida de Juan Manuel Villalón, que tenía 41 años y había nacido en Melilla, ha dejado huérfano a un niño de seis años, para el que María Victoria ha pedido "respeto" durante la rueda de prensa y al final de ésta, cuando ya se levantaba para abandonar la sala. La viuda del último asesinado por ETA no ha querido aceptar las preguntas de los medios de comunicación, a los que ha insistido "por favor, por el bien" de su hijo que respeten la intimidad de ella y del niño.

Agradecimiento al "pueblo vasco"

Campos ha comenzado su breve comparecencia con palabras de agradecimiento a las muestras de cariño recibidas por la Dirección de la Guardia Civil, la Casa del Rey, el Gobierno -especialmente al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba y al presidente del Gobierno- y el "pueblo vasco", que le ha transmitido "su fuerza y su grandeza", un gesto de cariño hacia la comunidad en la que vivía su marido desde hacía apenas dos meses. Piñuel Villalón había pedido voluntariamente el traslado desde Valencia a la casa cuartel de Legutiano para, trascurridos tres años, lograr Málaga como destino preferente.

La viuda de Juan Manuel Piñuel ha querido dar las gracias en "una situación que no tiene explicación, que se sale de los límites de la lógica y el entendimiento humano". Campos se ha dirigido "desde lo más hondo" de su corazón "a esos cobardes miserables que no tienen dignidad ni principios, que destruyen sin escrúpulos la vida y las ilusiones de las personas, que no saben respetar un Estado de derecho, que quieren acabar con la democracia y ensucian con sus viles actos la dignidad de su pueblo".

María Victoria llevaba colgado en el cuello la medalla concedida a título póstumo a su marido por el Gobierno, una condecoración que "él ya no puede llevar". Acto seguido ha calificado de "cobardes y miserables" a los terroristas y, a punto de llorar, ha exclamado: ¡Viva España, viva la Guardia Civil!".

El cadáver del agente fue incinerado ayer tras un funeral oficiado por el obispo de Málaga, Antonio Dorado Soto. Al sepelio asistieron, además de decenas de guardias, dirigentes políticos andaluces, entre ellos el presidente de la Junta, Manuel Chaves, y el líder del PP, Javier Arenas.

Los heridos evolucionan favorablemente

Los cuatro guardias civiles heridos el pasado miércoles en el atentado que ETA perpetró contra la casa cuartel de la localidad alavesa de Legutiano, y en el que murió el agente Juan Manuel Piñuel, evolucionan favorablemente según los últimos partes médicos hechos públicos por los centros sanitarios en los que se encuentran ingresados. El hospital de Santiago de la capital vizcaina ha informado de que el sargento F.J.C.F. recibió esta mañana el alta médica de la UCI y ha pasado a planta, con pronóstico leve. El agente E.M.C., ingresado en el mismo centro, fue sometido ayer a una prueba que reveló un esguince de la rodilla derecha, con rotura de ligamento cruzado anterior, rotura de ligamento lateral interno y fractura trabecular de meseta tibial, y si bien evoluciona correctamente, su pronóstico es también leve. El herido ingresado en el hospital de Txagorritxu, A.M.D. permanece en la planta de Cirugía General por un traumatismo abdominal.

Más información