Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de profesores en huelga toman Cibeles para exigir mejores condiciones

El 82% de los docentes secunda la protesta de la enseñanza pública no universitaria, según datos de los sindicatos, mientras que Educación rebaja la cifra al 34%

Miles de profesores de enseñanza no universitaria -el 82% según los convocantes y tan sólo el 34% según Educación- han hecho hoy huelga y han llevado a cabo por la tarde una manifestación no autorizada desde la Consejería de Educación hasta la plaza de Cibeles, donde han cortado el tráfico, en demanda de mejores condiciones de trabajo y contra la "política de privatizacines" del Gobierno regional. La policía asegura que eran 5.000, cifra que los organizadores elevan a 20.000. Por la mañana, el Sindicato de Estudiantes, que respalda las movilizaciones, ha movilizado a unas 3.000 personas que han marchado entre Colón y Cibeles.

La huelga, que afecta a unos 600.000 alumnos -de centros de infantil y primaria, secundaria, adultos, escuelas de idiomas, conservatorios, CAP (certificados de actitud pedagógica) y equipos de orientación-, ha tenido un seguimiento del 34% según la Consejería de Educación y del 82% según los sindicatos convocantes, UGT, CC OO, CSIT-UP y STEM. La jornada de huelga ha tenido una especial incidencia la zona sur y este de la región, en barrios de la capital como Vallecas y Carabanchel, y en pueblos próximos a la Sierra de Madrid, como El Molar, Moralzarzal, Bustarviejo y Lozoyuela, han asegurado los convocantes, que han calificado de "ilegales" los servicios mínimos decretados.

Por la tarde, los profesores -unos 5.000 según fuentes policiales y 20.000 según los convocantes-, se han concentrado frente a la sede de la Consejería, en la calle de Alcalá, y desde allí han improvisado una marcha hacia Cibeles y han tomado la calzada de la plaza, tras romper el cordón policial. La manifestación de los docentes ha contado con el respaldo del PSOE, IU y la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos Giner de los Ríos. Frente a los manifestantes, el viceconsejero de Educación, Jesús Valverde, ha acusado a los sindicatos de convocar la huelga "por motivos políticos" para "boicotear la prueba de nivel de sexto de primaria prevista para mañana". Valverde ha asegurado que los docentes "se oponen a la enseñanza concertada", mientras que el Gobierno regional defiende la "libertad de las familias a la hora de elegir el tipo de enseñanza para sus hijos, ya sea en escuelas privadas, públicas o concertadas".

"Aguirre, marrana, devuelve la sotana"

Los convocantes sostienen que su objetivo es "mejorar" las condiciones de trabajo del profesorado madrileño, así como frenar las "privatizaciones" y el "abandono" de la enseñanza pública que, a su juicio, lleva a cabo Esperanza Aguirre. Además, consideran "ilegítimo" el acuerdo sobre condiciones de trabajo alcanzado en la Mesa sectorial de Educación entre la Consejería y los sindicatos minoritarios, ANPE y CSI-CSIF, que han calificado esta huelga de "innecesaria". "En mi opinión, se firmó un magnifico acuerdo porque supone una mejora de las condiciones y en los resultados que va a tener para el sistema educativo", ha añadido Valverde. Estas mejoras suponen la reducción de jornada para los mayores de 55 años, garantizar el pago de trienios a los interinos y la posibilidad de ampliar en un mes la baja por maternidad.

Los convocantes han recibido el apoyo del Sindicato de Estudiantes, que también ha llevado la protesta a las calles. Al mediodía, unas 3.000 personas han marchado desde Colón hasta la sede de Educación, en Alcalá 32. Según los convocantes han llegado a participar en ella hasta 15.000 personas y según fuentes policiales no más de 1.000. La protesta, que ha durado dos horas, ha contado con el apoyo de UGT, CC OO, CGT, la Federación de Asociaciones de Padres y Madres Francisco Giner de los Ríos y el comité de empresa de la radiotelevisión pública madrileña. En un ambiente festivo de gritos y saltos, profesores y alumnos aseguran en sus pancartas que "privatización=educastración" y "la pública, desamparada, esperanza sólo para la concertada".

Además, han coreado consignas como "Dónde están, no se ven, los niñatos del PP", "Aguirre, marrana, devuelve la sotana" y "Hace falta ya una huelga general". Entre los manifestantes, Beatriz, profesora de secundaria, se muestra preocupada porque "Aguirre está vendiendo colegios" como el del Álamo, por la "falta de material" y por tener un aula de informática "para 800 alumnos". Por la tarde, los sindicatos han convocado una concentración ante Educación, extensiva a padres, madres y alumnos y cuantos ciudadanos quieran apoyar sus reivindicaciones y frenar la privatización de la enseñanza. El secretario general del Sindicato de Estudiantes, Jacobo Arrechea, ha explicado que hay que defender la educación pública "contra los ataques que se están produciendo por parte del Gobierno de derechas".

El sindicato STEM aclara que apoya la huelga

El sindicato de educación STEM, con un millar de afiliados en Madrid, ha manifestado que sí respalda las movilizaciones convocadas para hoy y el 21 de mayo, en contra de las informaciones de las que se disponía hasta ahora. Asimismo, indica que el acuerdo firmado por ANPE y CSIF es, a su juicio, insuficiente al no contemplar varios puntos de la tabla reivindicativa, especialmente los referentes a la paralización de las privatizaciones. Fuentes de este sindicato culpan a una "filtración interesada" de la confusión que apuntaba a que STEM también había firmado el preacuerdo.

"Una educación pública fuerte"

Desde el Gobierno, la secretaria de Estado de Educación y Formación Profesional, Eva Almunia, ha manifestado que la única manera de asegurar un buen servicio educativo es "tener una escuela pública fuerte" y ha expresado su deseo de que la Comunidad de Madrid "intente resolver la demanda que por parte de las familias y los profesores están haciendo hacia la escuela publica".

También la portavoz del PSOE en la Asamblea, Maru Menéndez, ha pedido a Aguirre que "se siente ya" con los representantes sindicales y negocie un marco de condiciones laborales que "dignifique" su función.

Más información