Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un becario muy listo

El acusado de estafar 840.000 euros a dos bancos dice que sólo se encargaba de llevar cafés y hacer las copias

El joven de 27 años acusado de ayudar a su padre a estafar 837.638 euros a dos bancos ha asegurado hoy en su declaración ante la Audiencia Provincial de Sevilla que desconocía cómo funcionaba la empresa desde la que presuntamente se cometió el delito porque era un "becario" que se dedicaba a llevar cafés, ejercer de chófer y hacer fotocopias.

En su declaración ante el juez, el procesado H.L.A., para quien la Fiscalía reclama cinco años de cárcel y las acusaciones particulares seis años, ha sostenido que él no manejaba ordenadores en la empresa mobiliaria de su padre para falsificar facturas. Su hermano le ha defendido señalado que cuando no ejercía de "chico de los recados" se dedicaba a meter datos en un ordenador sobre clientes para luego enviarles publicidad por correo, y ha añadido que no sabía usar el escáner ni las gestiones internas de la empresa.

El Fiscal, sin embrago, afirma que el hijo del acusado "escaneó las firmas y sellos auténticos" de 17 consistorios a partir de la obtención de documentación verdadera que mantenía en su poder con anterioridad. "Yo hacía una especie de prácticas, no tenía ninguna responsabilidad", aseguró el sujeto, quien agregó que "no tenía ni idea de lo que pasaba por allí". "Yo lo único que hacía con las facturas de venta de muebles era meter los datos en un ordenador", se ha defendido el joven.

Los abogados de El Monte y La General, las dos entidades presuntamente estafadas, han ironizado con el testimonio señalando que el acusado era "un becario muy avanzado" porque cuando cerró la empresa de su padre montó una propia también dedicada a la venta de muebles de oficina.

El padre del acusado, J.M.L.R., también es otro de los imputados no ha asistido al juicio ni se prevé que lo haga en los próximos dos días de la vista oral porque ha sufrido un infarto cerebral y padece una depresión severa, según han señalado el hijo y su abogado y ha certificado un médico.

El juicio está previsto que se celebre hasta el próximo jueves. Sólo se enjuiciará al joven de 27 años en espera de que su padre mejore su salud para sentarse en el banquillo.