Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero ofrece a Rajoy pactar la financiación autonómica, la renovación de los órganos judiciales y la lucha contra ETA

El líder socialista anuncia medidas urgentes para reactivar la economía y resalta que la crisis no frenará su programa social.- Se plantea permitir a los inmigrantes que capitalicen el subidio de desempleo a cambio de regresar a sus países si se van al paro

Zapatero, aplaudido por la bancada socialista tras el discurso de investidura.
Zapatero, aplaudido por la bancada socialista tras el discurso de investidura. EFE

A corto plazo, dificultades económicas y medidas de urgencia para amortiguar la desaceleración. Pese a la crisis, iniciativas sociales para apoyar a los desfavorecidos y aspirar a la igualdad de hombres y mujeres. Y, con la vista puesta en el Partido Popular, una oferta de pactos para combatir la violencia terrorista, reformar el sistema de financiación autonómica y renovar los órganos judiciales. Éstas son, a grandes rasgos, las líneas maestras del discurso con el que, durante casi hora y media, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero ha desgranado sus intenciones para los próximos cuatro años de Gobierno. A partir de las cuatro de la tarde le responderán el resto de líderes políticos, empezando por el presidente del PP, Mariano Rajoy.

Incertidumbre y crisis económica. Zapatero ha subido a la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados rayando el mediodía, e inmediatamente se ha remangado para meterse en faena con lo más urgente: la economía. "España tiene una economía más saneada que en 2004", ha dicho, pero "los españoles sienten incertidumbre" ante las malas noticias que llegan del exterior y de no tan lejos: cada vez es más complicado lograr un crédito del banco, los precios no dejan de subir y "algunos han visto en riesgo sus empleos, sobre todo en la construcción". Negros nubarrones en el horizonte, pues: "La información disponible indica que, en la primera fase de la legislatura, el signo de la economía será distinto que en los pasados cuatro años".

Políticas adecuadas para capear el temporal. El líder socialista tiene claro que "es un horizonte transitorio, un paréntisis". "Luego retomaremos con vigor el crecimiento y la generación de empleo", ha dicho. Pero entre tanto, habrá que capear el temporal "con las políticas adecuadas" y el concurso de los agentes políticos, económicos y sociales, a los que Zapatero ha pedido que "estén a la altura. "Esto va a ser tarea de todos y estamos en condiciones de conseguirlo".

Medidas a corto plazo. "Una política fiscal cauta y prudente, una política económica que refuerce el crecimiento y un diálogo permanente con los agentes económicos" son las claves para superar las turbulencias, apoyados en el superávit de los últimos años. Y para favorecer la recuperación, medidas concretas que ya habían sido avanzadas en los últimos días: la deducción de 400 euros para pensionistas, asalariados y autónomos; el adelanto de la devolución del IVA a las empresas; la licitación de obra pública para amortiguar la caída de la construcción y recolocar a los parados que deje en el camino; o la financiación de la ampliación del plazo de las hipotecas para familias en apuros.

Pacto con empresarios y sindicatos.Para reactivar la economía a más largo plazo, Zapatero ha ofrecido "un gran acuerdo social" a sindicatos y empresarios, porque los esfuerzos del Gobierno "sólo pueden tener éxito en un clima de entendimiento, diálogo y colaboración". Ésta ha sido una de las cuatro patas de la oferta de mano tendida de Zapatero durante el discurso de investidura. Las otras tres iban dirigidas al Congreso, "y con particular énfasis al principal partido de la oposición". "Y se la expreso directamente a usted, señor Rajoy. Culminar con éxito nuestros retos colectivos corresponde al Gobierno -ha dicho Zapatero-, pero es muy deseable que la oposición contribuya en los asuntos del Estado. Confío en que así sea, señor Rajoy. Para eso, cuente conmigo".

Mano tendida al PP. ¿En qué consisten esos pactos de Estados? Primero, lucha contra ETA. "Me empeñaré en lograr un compromiso democrático con el terrorismo que todos podamos compartir y en el que los ciudadanos se vean reflejados", ha dicho Zapatero. Antes, había afirmado: "La organización terrorista ha decidido continuar su brutal historia. Ha desaprovechado las oportunidades que la democracia, sin renunciar ni a uno solo de sus principios ni a una sola de sus reglas, les ha ofrecido en la Legislatura que acaba. Con ello, hacen más negro aun su destino. Han desafiado la buena fe de una sociedad democrática, firme en sus convicciones y con coraje acreditado para defenderse de sus desafíos homicidas.Agradezco una vez más el apoyo que las fuerzas parlamentarias dispensaron al Gobierno en la pasada Legislatura. Ahora lo reclamo para diseñar una estrategia antiterrorista compartida por todos los grupos de la Cámara. Insisto: quiero que sea de todos los grupos".

Renovación del CGPJ y el Supremo. Segundo, un pacto de Estado para renovar las instituciones judiciales, y, singularmente, el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Supremo. Zapatero quiere "una justicia más ágil, accesible y transparente" para evitar fallos clamorosos como el que permitió que siguiera en libertad el presunto asesino de la niña Mari Luz. Entre las reformas orgánicas y procesales que tiene en mente, prima la renovación de estas dos instituciones, a las que se debe apartar en su opinión de la disputa política. "Lo primero que hay que evitar es que se produzcan situaciones de bloqueo institucional", ha dicho, sin querer entrar a buscar culpables de la parálisis actual ("No nos vale de nada preguntarnos quién es el responsable"). Y por eso tiende la mano al PP, cuya actitud en la pasada legislatura fue uno de los principales obstáculos a la hora acometer esta renovación.

La financiación autonómica. Tercer oferta de pacto: la reforma del sistema de financiación autonómica. "La España que defiendo extrae su riqueza de su diversidad, unida por su pasado y por su futuro. Nadie tiene más derechos por nacer en ningún lugar", ha dicho Zapatero. Ha prometido convocar tres conferencias de presidentes autonómicos (sobre cambio climático, educación y violencia de género), y reformar el sistema de financiación aumentando la cesión de impuestos, equilibrando las aportaciones en materia de Sanidad y Educación y permitiendo espacios fiscales propios, entre otras medidas.

Medidas sociales pese a la crisis. El líder socialista ha empleado gran parte de su discurso en reforzar la idea de una legislatura basada en avances sociales pese a la crisis económica. Subirá el salario mínimo hasta los 800 euros, las pensiones y los fondos para la atención a dependientes; se promoverá vivienda pública (1,5 millones) para amortiguar la caída del sector y asegurar el derecho de los ciudadanos a tener casa; y se impulsará una ley integral de igualdad de trato para acabar con las discriminaciones en función del sexo, la ideología o la religión.

¿Qué hacer con los inmigrantes en paro? Entre todas las medidas avanzadas por Zapatero, destacan quizá con luz propia las referidas a la inmigración. "La inmigración se ha convertido en España en un fenómeno estructural que juega un papel fundamental en el crecimiento económico y la sostenibilidad del sistema de pensiones", ha dicho. ¿Pero qué hacer con aquellos que vinieron a trabajar y se quedaron en paro por culpa de la desaceleración". "Tendremos que buscar fórmulas nuevas", ha dicho Zapatero, para que regresen a sus países, como concederles microcréditos o permitiéndoles capitalizar el subdisio de desempleo (cobrarlo todo de una vez) para llevarse el dinero en el equipaje de regreso.