Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP recorta distancias y se sitúa punto y medio por detrás del PSOE

La mitad de los ciudadanos advierte que la incertidumbre económica le puede influir a la hora de votar

Al PSOE le quedan poco más de 15 días para convencer a su electorado de la importancia de acudir a las urnas el próximo 9 de marzo. El mensaje movilizador se ha multiplicado en los mítines de los socilaistas, conocedores de que los populares recortan distancias. En concreto, el equipo de José Luis Rodríguez Zapatero ha comenzado la carrera oficial a la Moncloa con tan sólo un punto y medio de ventaja en intención de voto sobre su rival, según los datos del último Pulsómetro de la Cadena SER, el primero de la campaña electoral. El PSOE conseguiría, según esta encuesta del Instituto Opina, el 41,5% de los votos frente al 40% que conseguiría el PP.

De acuerdo con esos porcentajes, los socialistas obtendrían entre 155 y 164 escaños en el Parlamento. Si se quedara en el mínimo, rebajaría en un punto los resultados alcanzados en 2004. Por su parte, el 40% de los votos que obtendría el PP se traduciría entre 158 y 161 escaños. A diferencia de lo que ocurriría con los socialistas, el PP mejoraría sus resultados en dos puntos, es decir, entre 10 y trece escaños, respecto a las anteriores elecciones.

Si se celebrasen hoy las elecciones la tercera fuerza política, Izquierda Unida, también asistiría a un pequeño ajuste en sus resultados. El partido liderado por Gaspar Llamazares lograría un 4,5% de los votos, frente al 5% obtenido en 2004, y podría perder un escaño.

Los datos ofrecidos por el Pulsómetro no beneficiarían a PNV, CIU o ERC. Los nacionalistas vascos serían los menos perjudicados, ya que mantendrían los siete escaños que poseen, lo que supondría el 1,3% del apoyo del electorado. CIU, por su parte, obtendría el 2,6% de los votos, seis décimas menos que hace cuatro años, y entre 7 y 9 escaños, ahora tiene 10. El peor parado sería ERC, que conseguiría un 1,7% de los votos, casi un punto menos que en 2004. Supondría que Esquerra se quedará con cuatro o cinco escaños, la mitad de los ocho que tenía esta legislatura.