Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | Precampaña electoral

Inauguración con beso

Aguirre y Gallardón se besan por primera vez en público tras un mes de desencuentro por la exclusión del alcalde de las listas al Congreso

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, han vuelto a coincidir en un acto oficial esta mañana, la inauguración del nuevo intercambiador de Moncloa, donde se ha producido la ansiada y pueril imagen que los fotógrafos reclamaban: un beso. El gesto más esperado de la política en los últimos tiempos se produce un mes después de su último y grave desencuentro a raíz de la ausencia del regidor en la lista del PP al Congreso.

La instantánea se ha producido durante la inauguración de la ampliación del intercambiador de Moncloa. El 6 de febrero, la presidenta autonómica y el primer edil inauguraron otro intercambiador, el de Plaza de Castilla, pero en aquella ocasión no hubo más que un frío apretón de manos entre ellos, lo que se ha repetido a primera hora de esta mañana. En un momento de la cita, los fotógrafos les reclamaron un beso, pero la presidenta les replicó si tenía que ser a Gallardón o podía besar a cualquier alcalde.

Finalmente, besó al regidor de Alcobendas. Sin embargo, hoy ha sido diferente. Aguirre ya se había mostrado convencida de que volverían los besos y los abrazos durante una visita al municipio vizcaíno de Getxo el pasado día 23. Con todo, la secuencia de los hechos ha sido desconcertante. Cuando ha llegado la presidenta, cinco minutos después que el alcalde -aunque todavía en hora-, ella se ha acercado a él y se han dado la mano, pero Ruiz-Gallardón se ha apartado lo justo para que los dos besos de Aguirre se quedaran en un sonoro "muac, muac" en el aire.

Las bromas de Aguirre

Pese a ello, los periodistas y los presentes más avezados en leer entre líneas los gestos de ambos líderes populares notaban que el ambiente era mucho menos frío que en la inauguración del anterior intercambiador, en el que apenas se dirigieron la palabra y la mirada. Hoy, ambos han intercambiado opiniones con naturalidad durante toda la visita, que ha continuado desde el vestíbulo del intercambiador hacia la parte ampliada. Según ha sido avanzando el acto, la relación entre ambos ha ido tomando calor hasta que, media hora después del inicio del acto, Aguirre y Gallardón han decidido pasar página ante el público y dar un motivo menos de expectación.

Tras descubrir la placa que daba por abierta la infraestructura -en la que, curiosamente, aparece el nombre de la presidenta de Madrid pero no el del alcalde-, Gallardón se ha acercado a Aguirre, ha pasado la mano por sus hombros y la ha besado en la mejilla, gesto que la presidenta ha recibido con afecto y que ha levantado grandes aplausos entre los asistentes al acto.

El beso ha sido recibido por Aguirre con bromas por la cantidad de testigos de tan corriente pero, en su caso, anhelado gesto de cordialidad. Así, los dos políticos enfrentados se han besado por primera vez en un acto oficial después de que el líder del partido, Mariano Rajoy, comunicara el 15 de enero a ambos que no formarían parte de las listas del PP, algo que el primer edil había solicitado en público en varias ocasiones.

Pizarro, convencido de que no quitó el puesto a Gallardón

El número dos del PP por Madrid, Manuel Pizarro, no cree que le haya quitado a Gallardón, el puesto en la candidatura para las elecciones del 9 de marzo. Preguntado al respecto en una entrevista en Antena 3 , Pizarro ha respondido: "yo no creo que le haya quitado el sitio a nadie. En todo caso, de haberle quitado el sitio, se lo he quitado a 700.000 afiliados del PP". En ese sentido, Pizarro ha recordado que "normalmente el número dos hasta ahora era siempre el portavoz" parlamentario, antes Rodrigo Rato y ahora Eduardo Zaplana, que es quizá al que tiene "la sensación" de haber podido desplazar, aunque cree que está "tan contento" de numero cuatro.

A su juicio, el "problema" de las listas electorales es "como el de los equipos de fútbol, que cuando alguien tiene un banquillo de treinta y tantas personas donde sólo 11 pueden jugar, saca a los que cree que pueden hacer mejor papel", aunque "no son necesariamente los mejores". Para Pizarro, "un partido es mucha gente con miles de sensibilidades" y, cuando si llegan al Gobierno, tendrán que "atraer la sensibilidad" de los que no les hayan votado "para convencerlos de que merecía la pena tener un Gobierno del PP".

Rajoy no quiere tener que pedir al alcalde que se quede

Rajoy asegura hoy, en una entrevista en La Razón, que espera no tener que pedir a Gallardón que siga en la política pasadas las elecciones generales del 9 de marzo puesto que cuenta con él "para el futuro". Rajoy se ha mostraso convencido de que el alcalde "estará en la sede de Génova el día de las elecciones" para celebrar "el triunfo del PP" con todos los miembros del partido.

Al ser preguntado por si cree que el primer edil y la jefa el Ejecutivo madrileño recuperarán sus relaciones tras sus últimos rifi-rafes, el líder del PP mantiene que "es bastante más fácil" que ellos retomen su buen entendimiento "a que lo hagan la señora Trujillo y el señor Bermejo".

Más información