El Supremo condena a Atutxa por un delito de desobediencia

Multa e inhabilitación para el ex presidente del Parlamento vasco, junto con los ex miembros de la Mesa Knorr y Bilbao, por no disolver Sozialista Abertzaleak

El Tribunal Supremo ha condenado al ex presidente del Parlamento vasco Juan María Atutxa y los ex miembros de la Mesa de esta Cámara Kontxi Bilbao y Gorka Knorr por un delito de desobediencia a la autoridad judicial por no disolver el grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak, nombre que adoptó Batasuna tras su ilegalización.

La sala de lo penal del Alto Tribunal ha estimado por mayoría el recurso que el Sindicato de Funcionarios Manos Limpias interpuso contra la absolución dictada en enero de 2007 por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, que estimó que los acusados no habían podido encontrar la fórmula para disolver el grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak. El Sindicato de Funcionarios Manos Limpias, a pesar de su nombre, no cuenta con representación en ningún centro de trabajo y su máximo responsable es el ex dirigente del partido de extrema derecha Fuerza Nueva Miguel Bernard.

Más información

Atutxa, Knorr y Bilbao serán condenados a penas de multa e inhabilitación en una sentencia que, junto a los correspondientes votos particulares, se conocerá en los próximos días, según han informado fuentes del Supremo. Si el tribunal atiende a la solicitud de Manos Limpias, las penas pueden llegar a los 108.000 euros de multa y a los dos años de inhabilitación.

Un procedimiento iniciado en 2003

Se trata de la segunda ocasión en la que esta acusación particular consigue que el Supremo revoque la absolución de los procesados, contra los que se inició un procedimiento en 2003 bajo la acusación de no obedecer la orden del Alto Tribunal de disolver el grupo parlamentario formado por los electos de Batasuna después de la ilegalización de este partido.

En 2004, el Tribunal Superior vasco absolvió a Atutxa, Knorr y Bilbao por entender que gozaban de inviolabilidad parlamentaria, pero Manos Limpias recurrió al Supremo y consiguió que éste devolviera la causa al órgano anterior para que dictara sentencia sobre el fondo del asunto.

El TSJPV volvió entonces a absolverles, diciendo que no había existido el delito de desobediencia, sino que los acusados no habían podido encontrar la fórmula reglamentaria para disolver SA, ante lo que Manos Limpias interpuso un recurso que hoy ha sido estimado.

Bilbao, la más afectada

La principal afectada por la condena es Kontxi Bilbao, actual parlamentaria vasca por EB-IU y funcionaria en excedencia del Ayuntamiento de Vitoria, que podría perder su puesto de trabajo, ya que tanto Atutxa cono Knorr se retiraron de la vida política y se dedican a la actividad privada.

El primero preside la Fundación Sabino Arana, vinculada al PNV, mientras que el segundo, que fue dirigente de EA, ha abandonado el País Vasco y reside en Barcelona. Por otra parte, la de hoy era también la primera ocasión en la que el Tribunal Supremo debía decidir sobre la aplicación a otras causas de la llamada doctrina Botín, establecida en la reciente sentencia en la que confirmó el archivo del caso de las cesiones de crédito, procedimiento que afectaba al presidente del Banco Santander.

En esa resolución, el Alto Tribunal estableció que en las causas que se tramiten como procedimiento abreviado no se podrá abrir juicio oral al acusado si sólo lo solicita la acusación popular y tanto la Fiscalía como los posibles perjudicados (acusación particular) entienden que no hay delito y piden el sobreseimiento.

De hecho, y aunque el llamado caso Atutxa se encontraba en un momento procesal muy posterior, ya que el juicio se había celebrado e incluso había sentencia, en la vista celebrada esta mañana la Fiscalía y la defensa del ex presidente del Parlamento vasco han pedido, sin éxito, que se aplicara la doctrina Botín y que se confirmara su absolución.

Lo más visto en...

Top 50