Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosa Díez presenta su nuevo partido como una opción "urgente" para "regenerar la democracia"

La ex eurodiputada socialista ha estado arropada en un acto en Madrid por Fernando Savater, Albert Boadella y el escritor Mario Vargas Llosa

La ex eurodiputada socialista Rosa Díez ha presentado hoy oficialmente su partido Unión, Progreso y Democracia (UPD) como una fuerza "necesaria y hasta urgente" para defender "sin complejos" el "orden constitucional", "tomar de la solapa" a quienes no lo hacen pese a ser su obligación y "regenerar la democracia". El acto ha tenido lugar en el auditorio de la Casa de Campo de Madrid, abarrotado de un público que ha seguido con entusiasmo y continuas ovaciones las intervenciones del director teatral Albert Boadella, del filósofo Fernando Savater y del escritor Mario Vargas Llosa, que han arropado a Díez y la han precedido en el uso de la palabra.

Además de una reforma electoral para evitar que se siga primando el peso "desproporcionado" de los nacionalistas en el Parlamento, Díez ha anunciado que su partido planteará una reforma de la Constitución para revisar la distribución de competencias, y se ha preguntado a modo de ejemplo si tiene sentido que haya 17 leyes educativas en España.

Encendida defensa de la bandera española

En un escenario donde figuraba el logotipo del partido (sus siglas impresas sobre un fondo magenta), una bandera europea y la enseña nacional, la dirigente de UPD ha hecho una encendida defensa del uso público de la bandera española, acogida con fuertes aplausos. Díez ha dicho que en España se está produciendo una "degradación del orden constitucional" de la que es muestra la "destrucción de sus símbolos", como la quema de fotografías del Rey o la ausencia de la bandera en edificios públicos. Los aplausos han arreciado cuando ha señalado hacia el lugar donde había sido colocada la enseña para proclamar que "nuestra bandera" no es sólo "una tela", sino que representa "los derechos de los españoles" y además ella ya la había visto "en demasiados féretros".

La convocatoria de un referéndum sobre el futuro del País Vasco por parte del lehendakari, Juan José Ibarretxe, también ha merecido un capítulo de su discurso. Díez ha reprochado al jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que no haya dado una respuesta más contundente a ese "atropello, reto, chantaje y ofensa". A su juicio, debe quedar claro "desde el primer momento que el Estado utilizará todos los instrumentos que tiene para que no se ponga ni una urna en un pueblo remoto del País Vasco", en referencia a la posibilidad de que el lehendakari pretenda llevar a la práctica su anuncio de referéndum.

Rosa Díez ha dicho que UPD apuesta por "regenerar la democracia" para "caminar hacia un país de ciudadanos libres e iguales", y ha explicado que busca "recuperar" para los ciudadanos la política, "secuestrada" por los grandes partidos. La defensa "sin complejos" del modelo de Estado tratando de "recomponer" los consensos básicos perdidos con el PSOE es otro argumento que ha lanzado Díez acompañado de una idea que ha repetido varias veces: la necesidad de un partido nuevo que "tome de la solapa" a quienes tienen la obligación de defender las libertades y no lo hacen.

Movilizar a los "desencantados" de derecha e izquierda

Antes, el actor Albert Boadella había bromeado con gran éxito sobre la distinción entre derechas e izquierdas para luego aplicar a España las palabras de Hamlet: "Algo huele a podrido en Dinamarca". Para él, este partido es necesario ante la "inquietante putrefacción de las estructuras políticas españolas".

El filósofo Fernando Savater se ha quejado de la "violencia" que se ejerce contra los símbolos institucionales y ha dicho que él quería ver la bandera "porque eso quiere decir que allí van a defender mis libertades públicas".

Mario Vargas Llosa ha descrito un panorama político en el que el PSOE ha dejado de ser un "dique" para contener los nacionalismos que socavan la Transición y en el que el PP, on cuya política económica ha reconocido estar de acuerdo, ólo tiene un sector liberal minoritario que no logra influir en su ideario. Por ello ha considerado que el nuevo partido puede movilizar a muchos "desencantados" de derecha e izquierda, principalmente jóvenes.

Entre los invitados han estado también dirigentes de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, encabezados por Albert Rivera. De hecho, UPD ha anunciado que se presentará a las próximas elecciones generales y tiene pendiente adoptar decisiones como una eventual alianza con Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, que obtuvo tres diputados en los últimos comicios en Cataluña.