Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Murcia un hombre acusado de 30 delitos de violación a menores

La Policía arresta además a otros dos individuos con órdenes de detención internacionales

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Barcelona, Cartagena (Murcia) y El Puig (Valencia) a tres fugitivos con reclamaciones internacionales de las autoridades judiciales de la República Checa, Reino Unido y Holanda. Todos ellos tienen en vigor respectivas Órdenes Europeas de Detención y Entrega. Entre los arrestados figura un súbdito británico acusado de treinta delitos de violación y agresiones sexuales a menores de edad.

Sobre Michael Anthony D., de 60 años, nacido en Preston (Reino Unido), y domiciliado en Cartagena, pesa una Orden Europea de Detención y Entrega emitida por el Reino Unido, está acusado de 30 delitos de violación y agresiones sexuales cometidos a tres niñas menores y un delito de violación a una mujer adulta, que estaba embarazada, y que había sido también agredida sexualmente con anterioridad. Los hechos se produjeron entre los años 1.976 y 1.979 en la localidad británica de Penwortham.

Detenido en Barcelona un ciudadano checo

También ha sido detenido a Jiri K., natural de Kraslice (República Checa), de 31 años, con domicilio ocasional en Barcelona. El arrestado tiene interesada una Orden Europea de Detención y Entrega por conducta violenta, robo con allanamiento de morada y perjurio, emitida por las autoridades judiciales de la República Checa. La detención se ha producido en las inmediaciones de la Via Laietana de la ciudad condal.

Jiri está acusado de la destrucción violenta de un quiosco en Kraslice (República Checa), hecho que protagonizó junto a un amigo, y ha sido condenado, asimismo, por el Tribunal Regional de Sokolov por un robo con allanamiento de morada y un delito de falso testimonio.

Finalmente, la policía ha arrestado en El Puig (Valencia) al holandés Harm Jan D. Está acusado de un delito contra la salud pública (tráfico de estupefacientes).Tiene en vigor una Orden Europea de detención y entrega emitida por las autoridades judiciales holandesas. Harm formó parte de una organización criminal, desde el 1 de enero de 1990 hasta el 1 de agosto de 1993, cuya actividad principal era la de introducir en su país grandes cantidades de hachís. Los arrestados han pasado a disposición del Juzgado Central de Instrucción nº 2 de la Audiencia Nacional.