Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álvarez: "Me iré de Fomento cuando el presidente me lo pida"

La ministra asegura que las incidencias en el Cercanías de Barcelona remitirán en septiembre.- PP CiU, ERC e IU piden su dimisión

El Gobierno ha puesto fecha límite a los problemas ferroviarios en Cataluña. La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha asegurado durante su comparecencia en el Congreso que las "incidencias" que registra el servicio de Cercanías de Renfe en Barcelona remitirán a finales de septiembre y que desaparecerán por completo a final de año, una vez terminadas las obras del AVE y de la estación de Sants.

Álvarez ha asegurado que no abandonará su cargo en el Gobierno a no ser que el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, se lo pida. La ministra ha hecho esta declaración minutos antes del comienzo de su comparecencia a petición propia en el Congreso para dar explicaciones por el caos de las infraestructuras catalanas. Después, lo ha vuelto a recalcar durante su intervención, ante las críticas de los partidos que han pedido su dimisión "Estaré hasta el último segundo que el presidente del Gobierno quiera, ni uno más", ha afirmado.

Acompañada por más de una decena de asesores y técnicos de su departamento, la responsable de Fomento ha comenzado su intervención destacando el esfuerzo inversor realizado por el Gobierno socialista en Cataluña, "el mayor en la historia" de esa comunidad. La ministra ha destacado que durante las dos últimas legislaturas en las que gobernó el PP se produjo un esfuerzo inversor insuficiente en la red ferroviaria catalana. "Desde el año 2000 se mantuvo inalterada la flota de trenes a pesar del aumento de la demanda", ha afirmado la titular de Fomento.

Durante su turno de réplica a los grupos parlamentarios, Álvarez ha reprochado al PP que no construyera ni un kilómetro de AVE en los años en que gobernó. "A Sevilla y Barcelona el AVE lo ha llevado un gobierno socialista", ha manifestado la ministra.

Decisión poco acertada

Los problemas en el servicio de Cercanías son consecuencia de "la remodelación de la estación barcelonesa de Sants, la escasez de material rodante y una utilización intensiva de las infraestructuras, además de su estado precario", según Álvarez. La responsable de Fomento ha reconocido que la decisión de efectuar las obras en la estación de Sants, para separar el tráfico de cercanías de los de media y larga distancia, sin reducir el servicio ferroviario no ha sido "del todo acertada". "A la vista de los resultados, a lo mejor hubiera sido mejor eliminar el servicio por la dificultad y los inconvenientes para compatibilizarlo". Álvarez ha insistido en que las incidencias remitirán "a finales de septiembre" y desaparecerán por completo a "final de año".

La ministra ha señalado que los datos de incidencias en el servicio ferroviario han disminuido desde su última comparecencia en el Senado, el pasado 6 de junio. Álvarez ha argumentado que el incremento de trenes afectados se debe principalmente a "factores externos" (cortes de suministro eléctrico, robo de material y meteorología adversa) pero hay una "tendencia a la disminución" de estos problemas.

Crecimiento de El Prat

Álvarez se ha referido a la inversión del Gobierno en el aeropuerto de El Prat. El Ejecutivo ha destinado 1.437 millones en lo que va de legislatura, un 59% más que en la anterior, según la ministra. "El Prat puede crecer al ritmo del mercado gracias al incremento de su capacidad", ha afirmado.

La responsable de Fomento ha asegurado que El Prat "ha operado y opera con normalidad" durante los meses de verano y ha calificado de "puntuales" los retrasos y la pérdida de equipajes ocurridos los pasados 5 y 6 de agosto.

PP CiU, ERC e IU-ICV piden la dimisión

El PP, CiU y ERC han reclamado la dimisión de la ministra de Fomento. El diputado del PP por Barcelona, Jorge Fernández Díaz, secretario general del Grupo Popular, ha criticado que Álvarez y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, viajen a Barcelona para pedir "paciencia", a la vez que ha acusado a Álvarez de "incapacidad política y de gestión". "La respuesta a eso no es más paciencia, sino el cese o la dimisión", ha concluido.

En esta misma línea, el diputado de CiU, Jordi Jané, ha asegurado que las incidencias en las infraestructuras catalanas son "un problema de mala gestión". "Si no encuentra mayoría parlamentaria que la sustente debe dimitir, son las reglas del juego", según Jané.

Por parte de ERC, Joan Puig, ha subrayado que la realidad ha puesto al descubierto "el sectarismo del Gobierno de España con Cataluña", al que ha acusado de "esconder las balanzas fiscales". Para Puig, ha llegado "el final de una etapa". Igualmente, el portavoz de IU-ICV, Joan Herrera, ha acusado a la ministra de "improvisación", así como de "falta de inversión y de sensibilidad" y "exceso de arrogancia".