Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro francés destaca la cooperación policial en el golpe "decisivo" a ETA

Zapatero advierte de que todavía no estamos "exentos de riesgos" de posibles acciones de la banda terrorista

"La presencia de ETA se ha reducido en Francia en número y tal vez en calidad". Son las palabras del nuevo primer ministro francés, François Fillon, tras su encuentro este mediodía en Madrid con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Fillon ha destacado que gracias a la colaboración policial con Francia se le "ha dado la vuelta de forma decisiva a ETA".

El primer ministro de Francia ha insistido en que a pesar de los últimos éxitos en la lucha contra el terrorismo de las policías de ambos países, "tenemos que seguir haciendo esfuerzos". Fillon ha reiterado la "determinación total" de Francia de estar al lado del Ejecutivo de Zapatero frente al terrorismo y ha manifestado que las detenciones de los últimos cuatro etarras demuestran que su Gobierno se "lo toma muy en serio".

Por su parte, Zapatero ha aprovechado para hacer "una declaración sentida, pero de alcance institucional" y agradecer "profundamente" al Gobierno y al pueblo francés el apoyo "incondicional y permanente" en la lucha contra ETA. "Están a nuestra plena disposición"; "no podemos pedir más" a Francia, ha subrayado. Zapatero ha asegurado tras escuchar atentamente a Fillon que si las relaciones hispanofrancesas merecen en general un "sobresaliente", a la cooperación francesa en la lucha antiterrorista le corresponde una "matrícula de honor".

Zapatero se ha reunido con Fillon en el Palacio de la Moncloa en la que será la primera reunión entre ambos desde que el nuevo jefe del Gobierno francés asumiera este cargo tras ser designado para ello por el presidente Nicolas Sarkozy.

Por la mañana, antes de la reunión, Zapatero ha afirmado que "no estamos exentos de riesgos" contra ETA a pesar de "los buenos resultados" obtenidos por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tras la desarticulación ayer del aparato logístico de la banda armada con tres detenciones. El presidente ha destacado en este sentido el "esfuerzo de profesionalidad y eficacia" de estos cuerpos y el "respaldo del Gobierno".

El presidente del Gobierno, en una rueda de prensa en la que ha hecho balance del último periodo de sesiones, ha insistido en que "tenemos una amenaza que comporta riesgos" y en que "es conveniente que todos seamos conscientes de ello", después de reiterar que "no es útil para la política antiterrorista hablar de la mayor fortaleza o debilidad de ETA".

A preguntas de los periodistas, el presidente del Gobierno ha negado que tenga información alguna de una posible tregua de la banda armada y ha insistido en la "confianza" en las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

14.000 nuevos agentes

Zapatero ha destacado la colaboración internacional que ha permitido el arresto del atracador de "El Solitario" en Portugal. El presidente del Gobierno ha recordado también que el Ejecutivo ha aumentado los medios materiales de esos cuerpos de seguridad y ha incrementado el presupuesto en seguridad pública durante esta legislatura en más de dos mil millones de euros. Zapatero ha reiterado que "hoy existen 14.000 policías y guardias civiles más", para garantizar la seguridad pública.

El etarra huido en Castellón llevaba material para bombas-trampa

El jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Castellón ha distribuido una nota interna en la que pide a los agentes de la provincia que extremen las medidas de autoprotección después de que un etarra abandonara en un taxi una bolsa con, entre otras cosas, dispositivos antimovimiento utilizados para la fabricación de bombas lapa y "trampas-bomba". La nota ha sido difundida entre los medios de comunicación por la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC).

En la nota se recuerda que los dispositvios antimovimiento no sólo se utilizan para la fabricación de bombas-lapa sino también en "trampas-bomba dirigidas a las Fuerzas de Seguridad". "Por todo ello, ante la presencia de un objeto sospechoso de ser o contener un artefacto explosivo, se extremarán las medidas de seguridad y se evitará su manipulación", añade.

El pasado 19 de julio, un presunto miembro de ETA abandonó precipitadamente el taxi en el que viajaba por una carretera de Castellón, con dirección a Tarragona, y dejó en su interior una bolsa con una tartera y varios elementos para la fabricación de explosivos, entre ellos los citados dispositivos antimovimiento.

Más información