Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CGPJ expedienta al juez de Murcia que retiró a una madre la custodia de sus dos hijas por ser lesbiana

La Comisión Disciplinaria entiende que el magistrado ha incurrido en falta grave por utilizar "expresiones innecesarias, improcedentes, extravagantes o manifiestamente irrespetuosas"

La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha decidido por unanimidad abrir un expediente por falta grave del artículo 418.6 de la Ley Orgánica del Poder Judicial al juez de familia de Murcia Fernando Ferrín Calamita, por el auto en el que otorgaba la custodia de dos niñas al padre porque la madre mantenía una relación homosexual. Se ha nombrado un instructor que se hará cargo del caso y propondrá una sanción.

La falta por la que se le podría castigar consiste en utilizar "expresiones innecesarias o improcedentes, extravagantes o manifiestamente irrespetuosas desde el punto de vista del razonamiento jurídico" y sólo acarrea una sanción de multa, de 300 a 3.000 euros.

El Poder Judicial tiene otras dos denuncias presentadas por ciudadanos contra este juez. Una referida a un caso de adopción por parte de una pareja de lesbianas y otro supuesto del que no se ha informado. Una de las vocales ha propuesto que, antes de decidir la sanción, se acumulen todas estas quejas y se investiguen en profundidad las resoluciones del magistrado, actualmente de baja, para ver qué medidas se deben adoptar. Algunos vocales entienden que debería verificarse la salud psíquica del magistrado para ver si debe seguir en su cargo.