Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llegan a Málaga los dos españoles detenidos en Letonia por robar unas banderas

López Beltrán y Galván Suárez, acusados de "ultraje", tendrán que regresar al país báltico cuando se celebre el juicio

Los dos jóvenes españoles, Miguel Ángel López Beltrán y Edén Galván Suárez, de 25 y 24 años, que permanecían en Letonia acusados de robo premeditado en grupo y de ultraje a la bandera nacional tras llevarse unas banderas que estaban colgadas en una calle de Riga, han llegado este viernes por la tarde a Málaga. El avión en el que viajaban -procedente de Berlín- ha aterrizado a las 20.50, después de que esta mañana el vuelo entre Riga y Berlin se retrasase dos horas y perdiesen la conexión con Madrid.

Los jóvenes han dicho sentirse "muy felices de pisar suelo español" y han señalado que ahora sólo les queda "rezar y esperar que todo salga bien". López y Galván han asegurado que hubo momentos en los que pensaban que se iban a quedar allí encarcelados.

En principio, los dos chicos pasarán la noche en Cartaya (Huelva), localidad natal de López, que permanecerá allí hasta el lunes. Edén, el otro joven, tiene previsto regresar a Telde (Gran Canaria) mañana mismo. La excursión por Letonia era su primer viaje fuera de España, "y creo que va a ser el último, dudo que vaya a salir de su islita en mucho tiempo", comentaba Pavia.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperacion ha sabido de la liberación de los jóvenes a través de la Embajada española en Riga e inmediatamente después el jefe de la diplomacia española, Miguel Angel Moratinos, ha llamado por teléfono a cada una de las madres de los afectados para anunciarles la noticia. Precisamente, el fiscal general de Letonia había prohibido a principios de semana que los dos jóvenes pudieran volver a España por lo que se temía que tuvieran que pasar todo el verano en el país.

"Trato desproporcionado"

Según uno de los jóvenes, que ha mostrado en la Cadena Ser su agradecimiento a los que les han apoyado, el trato recibido y su ingreso en prisión ha sido "exagerado y desproporcionado".

El fiscal había citado hoy a las nueve de la mañana a Miguel y Edén. Aunque no las tenían todas consigo, el número dos de la Embajada española en Riga, Bernardo López, ya les había avisado que la Fiscalía daba marcha atrás en su decisión de no permitirles abandonar el país, informa JAVIER LAFUENTE.

Desde el miércoles, según López, el embajador de España en Riga ha mantenido una serie de encuentros con el propio fiscal y con el consejero diplomático del primer ministro letón, Aigars Kalvitis. Aunque la vía diplomática parecía agotada después de casi un mes de reuniones, estos últimos esfuerzos han propiciado el cambio de opinión de la Fiscalía. Ayer mismo por la tarde, según la versión de la diplomacia española, el primer ministro habló con el fiscal general para que permitiese a los chicos abandonar el país.

Miguel y Edén tendrán que regresar al país báltico cuando sde celebre el juicio, presumiblemente en unos cuatro meses. "El abogado cree que sería inaudito que les condenasen a algo más de una multa económica, pero nunca se sabe. Sigue habiendo cierto riesgo", ha advertido López.

"Estaban tomándose unas copas"

Miguel Angel López Beltrán y Edén Galván Suárez fueron arrestados junto a otros cinco portugueses el pasado 16 de mayo después de que la policía les pillara in fraganti llevándose unas banderas de unas farolas. Según indicó el consul español en Letonia, "estaban tomándose unas copas y se les ocurrió descolgar unas banderas letonas de unas farolas".

Ambos han admitido haberse querido llevar las banderas de recuerdo, pero negaron cualquier intención de ultrajar la enseña letona, acción castigada con penas de hasta tres años de cárcel en aquel país.