Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero asegura que no tiene indicios de que ETA prepare un comunicado

El presidente sostiene que la huelga de hambre de De Juana no tenía que ver con directrices de la banda

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado hoy que no espera “absolutamente nada" de ETA tras la atenuación de pena al etarra Juan Ignacio de Juana Chaos, cuya huelga atribuye a una decisión “individual”, sin conexión con las directrices de la banda. Por ello, asegura que no tiene “ningún elemento que le permita afirmar o barruntar que puede haber un comunicado" de la banda en los próximos días, como se rumorea.

En declaraciones a Onda Cero, Rodríguez Zapatero ha reiterado que su Ejecutivo no ha cedido a un chantaje, entre otras cosas porque la acción de De Juana Chaos era “individual", en clara alusión a que la inició al margen de las consignas de la organización terrorista. Por eso la solución que ha dado el Gobierno es "absolutamente excepcional". "No hay otro caso y estoy seguro de que no lo volverá a haber". Preguntado sobre si el etarra volverá a la cárcel cuando se recupere, ha dicho que se hará lo que diga la junta de tratamiento penitenciario.

“No espero absolutamente nada de ETA a cambio de la decisión”, ha dicho el presidente, ya que "en absoluto" forma parte del proceso de paz o de una negociación. Por eso no espera un comunicado de respuesta. En cualquier caso, dice que los comunicados hay que "leerlos, pero no creerlos", porque lo importante son los hechos y ETA debe saber que "sólo tiene un destino: el fin de la violencia", y que la democracia "no va a aceptar pagar un precio político" por ello. "No hay ningún contacto para el diálogo" con la organización terrorista, ha asegurado, aunque el Gobierno siempre tiene que saber qué está pasando "en ese mundo".

También ha reiterado que Batasuna sólo podrá presentarse a las elecciones si cumple “estrictamente" la ley de partidos y sus líderes lo saben. “Otra cosa es que tengan la valentía, el coraje y la decisión de hacerlo”. "Ojalá que esos 120.000 o 150.000 ciudadanos que habitualmente votan determinada opción en Euskadi tuvieran una representación que rechazara la violencia, que sólo usara los métodos democráticos para defender sus ideas; tendríamos sin duda alguna un escenario que contribuiría positivamente al fin de la violencia", ha dicho.

Ha vuelto a reiterar que se decidió atenuar la prisión del etarra tras evaluar el riesgo para su vida y el interés general, asegurando que su muerte habría alimentado "los peores instintos" de sectores jóvenes radicales. Por ello, ha recordado que su obligación como presidente es garantizar la seguridad, por lo que asumió la decisión por sentido de responsabilidad, como "la mejor para el interés general", precisando que no habría dado el mismo paso si el preso estuviera cumpliendo una condena por asesinato o le quedaran 30 años de cárcel.

Sobre las críticas del PP, ha pedido “responsabilidad” a los populares, recordando que el anterior Gobierno otorgó a De Juana un beneficio penitenciario "potestativo" y “discrecional" y le redujo un año la condena por escribir un libro que "enaltece el terrorismo", mientras que, con este Gobierno, el etarra ha sido condenado a tres años por dos artículos en los que hace lo mismo.