Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El 11-M llega a juicio

El Egipcio se desvincula del 11-M y condena la matanza de forma "clara y absoluta"

El supuesto autor intelectual del atentado critica también los ataques de Nueva York y Londres.- Pilar Manjón ha seguido de pie la entrada de los acusados en la sala y ha asegurado que va a ser "su peor pesadilla"

El Egipcio se desvincula del 11-M y condena la matanza de forma "clara y absoluta"

Rabei Osman El Sabed Ahmed, conocido como Mohamed El Egipcio, ha respondido esta tarde a las preguntas de su abogado, y ha condenado "incondicionalmente" los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, que causaron 191 muertos. "Es una condena clara y absoluta", ha señalado al inicio de la sesión de tarde del primer día de juicio. El Egipcio está imputado como principal autor intelectual de la matanza. A las seis de la tarde, el presidente del tribunal ha levantado la sesión para que El Egipcio escuche unas cintas que se han incorporado al proceso como prueba.

Consulte el ESPECIAL sobre la matanza

"El islam es una religión de paz", ha señalado El Egipcio, que ha negado cualquier participación en el ataque y ha condenado también "los atentados que se han cometido en Londres y Nueva York, tanto si hubiera habido víctimas como si no". Esta mañana, el imputado se ha negado a responder a cualquier pregunta, aunque más tarde sí ha aceptado contestar a su abogado. "No reconozco ninguna acusación ni denuncia. No voy a contestar a ninguna pregunta ni del fiscal ni de mi defensa", ha dicho. Y eso ha hecho.

"No he tenido ninguna vinculación". Detenido en Italia en junio de 2004 tras declararse a sí mismo ideólogo y organizador de los atentados del 11-M en una conversación captada por la policía italiana, El Egipcio ya fue condenado en ese país por pertenencia a una organización terrorista y fue entregado recientemente a las autoridades españolas para poder comparecer en el juicio que ha comenzado hoy. "No he tenido ninguna vinculación con ninguna organización islámica en Egipto", ha explicado por la tarde, tras negar tener conocimiento alguno sobre explosivos. A continuación, se ha reconocido musulmán, pero de una forma normal, y "no extrema".

Mofa contra Aznar. Por la mañana, la Fiscalía le ha preguntado por sus motivos para viajar a España y por todos los detalles señalados contra él en el escrito de acusación. Varias de las cuestiones se referían a la conversación que mantuvo en Milán con otro islamista en la que se jactaba de conocer a los "mártires" del ataque de Madrid y asumía los atentados como un plan suyo. Además, le ha preguntado por qué no tuvo activado ni su teléfono ni su correo electrónico durante los primeros días de marzo de 2004. La fiscal Olga Sánchez le ha interrogado además sobre los motivos que le condujeron a mofarse del entonces presidente del Gobierno, José María Aznar.

Colaboración y venganza. Emilio Murcia, abogado de la Asociación Víctimas del Terrorismo, ha preguntado al acusado si había sido él quien planeó personalmente los ataques y si contó para ello con la "colaboración de otro grupo terrorista". Manuel Murillo, que representa a un grupo de particulares, ha inquirido a Rabei Osman sobre si el atentado de Madrid fue "una venganza por la reunión de las Azores y el envío de tropas a Irak" por parte del Gobierno español dirigido por Aznar.

A la mezquita para aprender español.Otro letrado ha solicitado la lectura durante el juicio de la declaración prestada por El Egipcio durante la instrucción del sumario ante el juez Juan Del Olmo, ante la negativa del acusado a responder las preguntas; el tribunal ha accedido. En esta declaración, El Sayed explicó que llegó a España en julio de 2001 y que se marchó el 26 de febrero de 2004 a París, donde permaneció hasta el 13 de diciembre de ese mismo año, fecha en la que se trasladó a Milán, ciudad en la que residió hasta el 8 de junio de 2004, cuando fue detenido. También reconoció entonces que durante su estancia en Madrid acudió a las mezquitas del distrito de Estrecho y de la M-30 con la intención de aprender español, lugar en el que conoció a otro de los acusados, Fouad El Morabit El Amghar -para quien la fiscal pide 12 años de cárcel-. Por la tarde, El Egipcio ha explicado que "el principal motivo" para venir a España fue que se enteró de que "se abría un periodo de regularización de inmigrantes ilegales".

38.667 años de cárcel.La primera sesión del juicio ha empezado a las 10.30, media hora después de lo previsto debido al importante despliegue policial y de medios en las inmediaciones del pabellón. Entre los procesados, para quienes el ministerio público pide penas que oscilan entre los 4 y los 38.667 años, hay 15 marroquíes, nueve españoles (que presuntamente facilitaron explosivos a los terroristas que provocaron la masacre), dos sirios, un argelino, un libanés y un egipcio.

"Actitud chulesca". Antes de empezar la sesión, en el momento en el que los acusados entraban en la sala, sólo una persona ha permanecido de pie en su interior. Pilar Manjón, presidenta de la Asociación 11-M, ha mirado a los ojos uno a uno a los presuntos autores de los atentados. "Quiero que me vean bien porque en los próximos cinco meses voy a ser su peor pesadilla", ha dicho Manjón. La presidenta de la asociación ha relatado que algunos de los acusados han bajado la cabeza para evitar su mirada. Según ha contado, el asturiano Antonio Toro ha entrado en la sala en "actitud chulesca", con las manos en los bolsillos.