Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo ordena a la Audiencia que investigue de nuevo la muerte de Couso

El alto tribunal considera que la justicia española es competente para conocer todos los delitos de genocidio y crímenes contra la humanidad

La justicia española es competente en el caso de la muerte del cámara José Couso en Irak y la Audiencia Nacional debe investigarla. Así lo ha decidido hoy el Tribunal Supremo al estimar el recurso interpuesto por la familia del periodista, que falleció al ser atacado su hotel por un tanque norteamericano el 8 de abril de 2003.

Homenaje a José Couso

Ángel Petisme, Wyoming y Reverendo, Carmen París, Amaral, Pedro Guerra, Luis Pastor, Miguel Ríos y José Antonio Labordeta. Auditorio CC OO (Madrid), 18 de diciembre de 2003.

La sala de lo penal ha estimado el recurso en virtud de la sentencia del Tribunal Constitucional de 5 de octubre de 2005 que estableció que la Justicia española es competente para juzgar delitos de genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad fuera de España. El caso será devuelto a la Audiencia Nacional, donde deberá comenzar de nuevo la instrucción.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional estimó el pasado 10 de marzo el recurso presentado por el fiscal contra la orden de busca y captura dictada por el juez Central de Instrucción número 1 Santiago Pedraz, al entender que la muerte de Couso y del cámara de Reuters Taras Protsyuk no se trató de "un acto intencional doloso de causar la muerte", sino de "un acto de guerra realizado contra un enemigo aparente, erróneamente identificado".

El tribunal dejó sin efecto entonces el auto del juez Pedraz que ordenaba la busca, captura y detención a los efectos de extradición de los militares norteamericanos sargento Thomas Gibson, capitán Philip Wolford y teniente coronel Philip de Camp, que se encontraban en el tanque que disparó contra el hotel Palestina.

El procedimiento se inició a raíz de una querella presentada por la familia de Couso en la Audiencia Nacional que fue admitida a trámite por el ex juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco el 17 de octubre de 2003. En la querella se solicitaba, entre otras diligencias, el interrogatorio de los militares norteamericanos sargento Thomas Gibson, capitán Philip Wolford y teniente coronel Philip de Camp, quienes se encontraban en el tanque que disparó contra el hotel. La Justicia estadounidense el pasado 13 de febrero denegó la petición formulada por España para que fueran interrogados los soldados

Tras conocer la decisión del Supremo la familia del cámara de Telecinco ha mostrado su "satisfacción absoluta y felicidad". "¡Que viva la Justicia de este país!", lo celebró uno de sus hermanos, Javier Couso. "Por mucho que sean oficiales y suboficiales del Ejército de Estados Unidos, son presuntamente criminales de guerra", ha manifestado a la agencia Europa Press.