La Audiencia Nacional absuelve a un marroquí que estuvo preso en Guantánamo

La Audiencia Nacional ha absuelto hoy al marroquí Lahcen Ikassrien, que ha pasado tres años y medio de su vida preso en la cárcel estadounidense de Guantánamo. La sala de lo Penal de la Audiencia no ve pruebas que confirmen que Ikassrien formara parte de ningún grupo armado en Afganistán -país donde fue detenido-, ni que recibiera formación militar o paramilitar en el régimen de los talibán. La Fiscalía había pedido para él ocho años de prisión por pertenecer a Al Qaeda.

Más información
Así viven los presos de Guantánamo

Según ha explicado el tribunal, a principios de noviembre de 2000, Ikassrien viajó a Estambul (Turquía), donde permaneció unos dos meses; de allí se fue a Kabul, la capital de Afganistán y más tarde viajó a un pueblo del sur del país del que intentó huir cuando, en noviembre de 2001, se produjo el ataque de Estados Unidos en represalia por los atentados del 11-S.

"Durante los combates, el acusado fue capturado y entregado al ejército de los EE UU, quedando internado en una prisión ubicada en la ciudad afgana de Kandahar hasta que el 6 de febrero de 2002 fue trasladado, con otros prisioneros", a la base de Guantánamo, donde permaneció, "sin ser juzgado", hasta que el 18 de julio de 2005 fue entregado a las autoridades españolas.

En su resolución, el tribunal anula tanto las intervenciones telefónicas a Imad Eddin Barakat, Abu Dahdah -el líder de la célula de Al Qaeda desarticulada en España tras el 11-S, a quien el fiscal acusaba de haber captado a Ikassrien- como los interrogatorios a los que el procesado fue sometido en Guantánamo por dos policías españoles.

Sobre las conversaciones entre "Abu Dahdah" e Ikassrien intervenidas, la sala recuerda que el Tribunal Supremo ya las declaró nulas en la sentencia de 31 de mayo de 2006 que rebajó de 27 a 12 años la pena impuesta por la Audiencia Nacional al primero de ellos. "En consecuencia, tampoco en el presente enjuiciamiento puede utilizarse como medio probatorio las intervenciones telefónicas declaradas nulas en el precedente y aludido procedimiento penal", según señala la sentencia.

En cuanto al interrogatorio al que dos policías españoles sometieron a Ikassrien y a otros presos en Guantánamo, la sala recuerda que "el resultado de las pesquisas allí recabadas ha sido invalidado" por el Tribunal Supremo en la sentencia del pasado mes de julio que absolvió al llamado talibán español, el ceutí Hamed Abderrahmán, que también estuvo en la base norteamericana en Cuba.

Así, "toda diligencia o actuación practicada en ese escenario debe ser declarada totalmente nula y como tal inexistente; ello supone tener por inexistente la denominada entrevista policial, lo que en realidad fue un interrogatorio porque éste se produce en una situación de desigualdad: una parte pregunta y la otra responde y en este caso el que respondía estaba, además, privado de libertad".

En consecuencia, el tribunal declara nula la investigación policial desarrollada en Guantánamo "al no estar revestidas de las suficientes garantías para ser consideradas propiamente como declaraciones de un detenido, puesto que no figura documentalmente que al acusado se le informara de los derechos establecidos en el artículo 520 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal".

Ikassrien estaba en libertad en España desde el pasado 28 de julio, un día después de que la propia Fiscalía solicitase su excarcelación a causa de la sentencia del Tribunal Supremo que absolvió a Hamed Abderrahmán.

Imagen de archivo del marroquí Lahcen Ikassrien, que estuvo preso en la cárcel de Guantánmo durante tres años y medio.
Imagen de archivo del marroquí Lahcen Ikassrien, que estuvo preso en la cárcel de Guantánmo durante tres años y medio.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS