La corrupción urbanística

El PP niega que el director de Urbanismo de Madrid esté implicado en un "pelotazo"

Beteta acusa al PSOE de difundir "insidias, infamias y calumnias" y promover "purgas estalinistas"

El portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Antonio Beteta, ha hegado hoy que el ex director general de Urbanismo Enrique Porto haya presentado su dimisión por ningún "pelotazo urbanístico", y ha asegurado que de su carta de renuncia "puede deducirse que debe estar estudiando acciones penales". Al anunciar ayer su renuncia, Porto alegó que lo había para poder defenderse "con total libertad" de las informaciones que destaparon que desde su cargo autorizó planeamientos realizados por su antigua empresa, Plarquin, una consultora controlada ahora por sus socios.

Más información
Porto afirma que dimite para defenderse con "total libertad"
Dimite el director de Urbanismo tras descubrirse que participó en un negocio de 4,3 millones

Beteta ha enmarcado las informaciones sobre las actuaciones urbanísticas de Porto en Villanueva de la Cañada en una campaña de "insidias, infamias y calumnias" promovida por el Partido Socialista de Madrid, al que ha acusado de ejercer "una oposición indigna e indecente que utiliza la mentira como herramienta política y que ha llegado a las purgas estalinistas". En rueda de prensa en la Asamblea, ha explicado que Porto únicamente adquirió "la sexta parte" de una parcela de 2.000 metros cuadrados situados en Los Pocillos (333 metros cuadrados) y que su mujer entró en Elclansol -beneficiaria de la posterior venta de los terrenos a Fadesa- en noviembre de 2001, "cuando los suelos ya son urbanizables y se está tramitando el Plan Parcial".

Beteta, que ha leído a un documento con la versión de los hechos del PP, ha dicho que Porto y sus cinco socios adquirieron en 1988 una finca de 2.000 metros cuadrados en Los Pocillos, una zona que constituye "el crecimiento natural de la localidad". "Cuando el Ayuntamiento acomete el Plan General de Ordenación Urbana los incluye como urbanizables, puesto que es el crecimiento más lógico y sostenible", argumenta esta formación. En 1994, se constituyó Elclansol, que contaba como patrimonio con "unos terrenos en El Pocillo provenientes de la compra de una herencia y en la que no participa ni Porto ni su esposa". Ese mismo año, "se aprueba el Plan General de Villanueva de la Cañada, redactado por Porto, que incluye Los Pocillos como urbanizable". "No haberlo declarado urbanizable sería contrario a la lógica urbanística", añade.

"Defender lo indefendible"

En noviembre de 2001, el PP señala que "la esposa de Porto compra el 25% de Elclansol, cuando los suelos ya son urbanizables y se está tramitando el Plan Parcial". Según esta formación, "esto supone importantes desembolsos para la sociedad y el resto de propietarios, que deben abonar los costes de planeamiento, reparcelación, proyectos de urbanización, un vial, etcétera". En mayo de 2003, el Gobierno regional detecta "deficiencias menores" en el plan parcial, por lo que "lo remite al Ayuntamiento para que las subsane". Estas deficiencias son, según el documento leído por Beteta, "pequeños datos que faltan en los documentos de los diferentes organismos que participan en el proyecto".

En septiembre de 2004, el Ayuntamiento "subsana las deficiencias encontradas" en este plan y las remite a la Comisión de Urbanismo, donde "se aprueba por mayoría absoluta y sin un solo voto en contra". Beteta ha destacado que en esta Comisión participaron representantes del PSOE y de IU y que "ninguno se opuso". Según el PP, "en enero de 2006, Fadesa compra a un precio fijo por m2 (186 euros al parecer) fincas en Los Pocillos". Así, Elclansol vendió sus fincas "por el mismo precio que el resto de propietarios de Los Pocillos y que, si esta empresa y el ex director general de Urbanismo "no hubieran vendido los terrenos, hubieran obtenido unas plusvalías mucho mayores, ya que le correspondían 20 viviendas". Tras aportar estos datos, Beteta ha mantenido el "respaldo" de su grupo a de Porto, que "no tiene que enfrentarse a ninguna denuncia".

La portavoz adjunta del Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid Ruth Porta se ha preguntado por qué la presidenta regional, Esperanza Aguirre, "manda" a Beteta a "hacer el ridículo", al encomendarle "la defensa indefendible" de Porto. "Como a la propia Aguirre le da vergüenza hacerlo, manda a Beteta", se ha respondido la dirigente socialista. Preguntada al respecto, Aguirre se ha limitado a decir que al ex director general de Urbanismo "le ha parecido oportuno dimitir" y ha agregado, dirigiéndose a los periodistas, que "es a él a quien tienen que preguntarle y él estará deseoso de contestarles".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS