Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La niña maltratada de Barcelona recibirá el alta "pronto" y vivirá en un centro de acogida

Los médicos advierten de que la pequeña Alba sufrirá "secuelas motoras y neurocognoscitivas irreversibles"

Alba, la pequeña de cinco años que permanece ingresada en el Hospital Valle de Hebrón de Barcelona a causa de una paliza inflingida por el compañero de su madre, será dada de alta "pronto" y pasará a vivir en un centro de acogida, aunque sufrirá "secuelas motoras y neurocognoscitivas irreversibles", según ha informado hoy la ex consellera de Bienestar y Familia, Anna Simó.

La niña, que ingresó en este centro el pasado 4 de marzo con un grave traumatismo craneoencefálico, fruto de la brutal paliza que presuntamente le propinó el compañero sentimental de su madre, ha experimentado en estos dos meses y medio de hospitalización una lenta pero favorable mejoría, que le permitió salir de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) a principios del pasado mes de abril.

Alba se encuentra desde entonces en una habitación en planta, donde es sometida a diario a múltiples ejercicios de rehabilitación y recibe la atención de tres cuidadoras, que se ocupan de estimularla y le dan "afecto y cariño", como haría "una madre si su hijo estuviera en la UCI", según a explicado el doctor Jordi Roquetas, jefe del servicio de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Valle de Hebrón.

Sin embargo, Roquetas ha señalado que, a pesar de su mejoría, Alba sufrirá con toda seguridad "secuelas motoras y neurocognoscitivas irreversibles" en las áreas de lenguaje, memoria o coordinación de movimientos, debido a las lesiones cerebrales que le causaron los golpes en la cabeza.

La fatalidad del caso de Alba desató una fuerte polémica en Cataluña, ya que la pequeña había sufrido malos tratos con anterioridad y ninguna de las administraciones implicadas había adoptado medidas que evitaran la grave agresión que finalmente sufrió la pequeña. Desde que se iniciaron las investigaciones policiales, han ingresado en prisión la madre de la pequeña, Ana María C.F., acusada de tentativa de asesinato, y su compañero sentimental, Francisco Javier P.E., acusado de intento de asesinato.