Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Catalán, valenciano, gallego y euskera se estrenan en Europa

El Comité de las Regiones de la UE es la primera institución que permite el uso de las lenguas que son cooficiales en España

"Hoy es un gran día. Es una entrada en nuestra casa, con nuestra lengua. Europa ya va siendo como nosotros queríamos que fuera". Éstas han sido las primeras palabras emocionadas del presidente de la Generalitat de Cataluña, Pascual Maragall, tras la firma del convenio entre España y el Comité de las Regiones que permite el uso oficial en esta institución europea "de las lenguas distintas del español/castellano que tienen estatuto reconocido por la Constitución española". El Comité de Regiones (CR) ha sido la primera institución comunitaria en aplicar el acuerdo político alcanzado en el Consejo Europeo del pasado 13 de junio que autorizó el uso del catalán, el valenciano, el gallego y el euskera en las instituciones de la UE.

La emoción de Maragall fue también compartida ayer por Emilio Pérez Touriño, presidente de Galicia; Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana, y José María Muñoa, comisionado del lehendakari vasco, en sus intervenciones en el plenario del CR que se ha celebrado en la sede del Parlamento Europeo. Al acto ha asistido también Ana Isabel Leiva, secretaria de Estado de Cooperación Territorial, quien destacó que el convenio era un reconocimiento de la España plural y de las diferencias lingüísticas. "Las palabras existen para entenderse y desde hoy nos comprenderemos mejor".

El convenio, que firmaron el presidente del Comité de Regiones, Peter Straub, y el embajador-representante permanente de España ante la Unión Europea, Carlos Bastarreche, permite a los ciudadanos españoles dirigirse por escrito en alguna de las lenguas cooficiales al Comité de las Regiones y recibir respuesta en la misma lengua. Un órgano competente designado por el Gobierno español traducirá las misivas y las respuestas. El convenio también permite a los miembros del Comité de Regiones el uso de las lenguas cooficiales, en sus intervenciones orales en el pleno, siempre que lo soliciten con siete semanas de antelación. La confirmación definitiva de la solicitud se efectuará 14 días antes de la sesión. Las intervenciones en las lenguas cooficiales se traducirán a todas las lenguas oficiales de la UE, pero no las respuestas (traducción pasiva). Todos lo gastos corren a cuenta de España.

El Comité de las Regiones es un organismo consultivo e importante foro de debate político de la UE, cuyas resoluciones son tenidas en cuenta por parte de la Comisión, el Parlamento o el Consejo de forma preceptiva, aunque no vinculantes. Integran el Comité, los presidentes y alcaldes de las principales regiones y ciudades europeas, o las personas por ellos designadas. España cuenta con 21 representantes.

Pascual Maragall, que fue presidente del CR entre 1995 y 1997, destacó en su intervención que "el reconocimiento de la diversidad lingüística y su aplicación práctica son elementos clave a la hora de reforzar el sentimiento de pertenencia de los ciudadanos a la Unión Europea. Hay un problema de identidad y de distancia entre Europa y los ciudadanos y una de las formas de resolverlo es lo que estamos haciendo hoy aquí". El presidente catalán dedicó una buena parte de su intervención a destacar la relevancia de la próxima cumbre Euromed que se celebrará en Barcelona los próximos días 27 y 28 de noviembre. Calificó la cumbre, a la que asistirán los jefes de Estado y de Gobierno de los Veinticinco, como "el encuentro diplomático de mayor nivel de la historia entre líderes mediterráneos".

Pérez Touriño recordó con pasión en su intervención que "ha sido el pueblo gallego el que ha conservado durante siglos de silencio literario, esta lengua que les hablo. Es, por lo tanto", añadió, "el componente fundamental de nuestra cultura, el ADN de nuestra identidad, pero además, y sobre todo, es una lengua viva". El presidente gallego expresó su convicción de que "la presencia de las lenguas cooficiales suponen una mejor identificación de las personas con el proyecto político que representa la Unión Europea".

José María Muñoa, comisionado del lehendakari vasco, agradeció al Gobierno de Madrid las gestiones realizadas para alcanzar el convenio. En su opinión "los idiomas son la máxima expresión de la diversidad cultural y difícilmente se puede abogar por dicha diversidad si no se da la posibilidad de expresarse con total naturalidad en cualquier ámbito". "Europa", añadió, "no se puede permitir que desaparezca ninguno de sus idiomas. Sería un verdadero crimen contra su patrimonio cultural. Los idiomas no se pierden porque no se aprenden, sino porque no los utilizan los que los conocen. Utilizar el euskera en las instituciones europeas es la mejor garantía para que el euskera permanezca como una lengua viva".

En sus palabras ante el pleno del comité, el presidente valenciano estableció una relación estrecha entre el valenciano y la importancia del castellano. Camps destacó que el acto significaba "el reconocimiento a una nación, España, riquísima culturalmente, que tiene la suerte de tener uno de los idiomas más importantes del mundo, el castellano, que hablan 500 millones de personas, y la inmensa riqueza de tener lenguas que hablamos en algunos territorios de España". El presidente del Gobierno de la Comunidad valenciana, se manifestó "profundamente orgulloso de poder utilizar hoy, aquí en Bruselas la lengua que escuché a mi padre y a mi abuelo, como una lengua de plena garantía y plena legalidad europea".