Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medios suizos denuncian la huida de un palestino vinculado al grupo islamista desarticulado

La descoordinación entre España y Suiza pudo facilitar la desaparición del activista

Un activista palestino, conocido como Salim, con quien mantuvo contactos Mohamed Achraf, el jefe de la célula islamista desarticulada por el juez Garzón hace 10 días, habría escapado de las autoridades suizas, según denuncian medios helvéticos, que hablan de descoordinación entre las policías de España y Suiza. Al parecer, Achraf contactó con Salim, experto en electrónica, para conseguir asesoramiento técnico para hacer estallar un camión cargado de explosivos en la Audiencia Nacional.

Según el diario NZZ Sonntag, citado por el Tribune de Geneve, el juez Garzón estaba al corriente de las relaciones de Achraf con un palestino residente en Suiza el 14 de septiembre, pero el Ministerio suizo de Justicia y Policía y su dependiente Servicio de Análisis y Prevención (SAP), no supieron de esos contactos hasta el 20 de octubre, un día después de la operación con la que se desmanteló la célula islamista en España que dirigía Achraf, detenido en Suiza desde hace semanas y que fue arrestado en un primer momento por inmigrante ilegal. Según el citado diario, esa tardanza habría propiciado que Salim huyera de Suiza.

Sin embargo, la policía española sostiene que no tiene constancia de la identidad del ciudadano palestino conocido como Salim y, por tanto, no consta ninguna orden de detención contra él ni se le ha situado en ningún país concreto. Asimismo, afirma la policía que la coordinación entre las fuerzas de seguridad de España y Suiza "ha funcionado correctamente" en este caso. Sí tiene, en cambio, constancia, de al menos un encuentro entre Salim y Achraf, en Dusseldorf (Alemania).

En todo caso, para solventar esa presunta descoordinación, un portavoz del Ministerio Público helvético ha anunciado que una delegación de ese organismo hará en breve una visita de trabajo a España para estrechar la cooperación judicial entre los dos países.

El nombre de Salim figura en el auto dictado por el juez Garzón el pasado 23 de octubre, por el que ordenó el ingreso en prisión de 17 de los 18 supuestos miembros de la célula islamista. Según el juez, tras las gestiones de Achraf para conseguir el explosivo, éste había iniciado los contactos, a través de una dirección de correo electrónico, con un ciudadano palestino llamado Salim, especialista en electrónica y al parecer residente en Suiza, para que "se encargara de preparar el mecanismo que hiciera estallar el camión-bomba".