Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren cuatro de los 13 ancianos hospitalizados por una intoxicación en un asilo de Palencia

Otros nueve permanecen ingresados en estado grave.- Los médicos sospechan que la causa puede ser un puré de lentejas

Cuatro de los 13 ancianos de la Residencia San Marcos de Paredes de Nava (Palencia) que fueron ingresados ayer por la tarde a causa de una posible intoxicación alimentaria han fallecido hoy en el hospital San Telmo de Palencia, según han informado fuentes del centro hospitaliario. Los ancianos fueron trasladados al complejo hospitalario aquejados de vómitos y descomposición.

La identidad de los fallecidos, tres varones y una mujer, corresponde con las iniciales L.A.V., de 90 años; F.R.I., de 89 ; S.S.R., de 72 años; y N.C.G., de 92 años. Los ancianos comenzaron a sentir ayer por la tarde los primeros síntomas y, tras ser examinados en el centro de salud de Paredes de Nava, fueron trasladados al hospital. El director médico del centro hospitalario San Telmo de Palencia, Jesús Romo, ha precisado que inicialmente fueron 12 los ancianos trasladados al Hospital General Río Carrión de Palencia, desde donde se derivaron al San Telmo, pero que durante la noche llegó otro paciente con síntomas similares, todos ellos con edades comprendidas entre los 70 y los 95 años.

El facultativo ha informado de que además de los cuatro fallecidos, otro anciano se encuentra en estado muy grave y los ocho restantes en estado grave. Romo ha explicado que la muerte de los cuatro pacientes sobrevino por un fallo multiorgánico derivado de la deshidratación como consecuencia del cuadro de vómitos, fiebre, insuficiencia renal y cardíaca, además de descomposición que sufrían los ancianos afectados por el posible brote toxiinfeccioso. Se baraja la posibilidad de que los afectados se intoxicaran tras ingerir un puré de lentejas en el almuerzo servido ayer en el propio centro residencial, aunque este extremo tendrá que ser confirmado con los correspondientes análisis bacteriológicos.

La residencia, en "correcto estado"

Por su parte, el director de la residencia, Óscar León, aseguró ayer que se trata de "una pequeña intoxicación alimentaria". El jefe del Servicio Territorial de Sanidad, dependiente de la Junta de Castilla y León, Isidro Burón, ha declarado hoy en una rueda de prensa que, como primera medida, se ha realizado una inspección a la Residencia San Marcos, cuya gerencia recae en la Fundación que lleva el mismo nombre y en el que trabajan 17 personas. Según ha indicado Burón, se ha constatado "el correcto estado" de sus instalaciones y de los aparatos de frío para la conservación de los alimentos.

Además, los análisis se extienden al personal de la residencia encargado de la manipulación de los alimentos, concretamente dos, que han sido sustituidos provisionalmente "para ver si alguno de ellos pudiera ser el origen de la intoxicación". De hecho, los servicios sanitarios de la Administración regional sospechan que los agentes patógenos que pudieron originar el brote toxiinfeccioso pueden ser salmonella o estafilococo.

Isidro Burón ha argumentado que "la reacción ha sido muy agresiva, aunque hay que tener en cuenta que la situación se agravó por el hecho de que se trata de pacientes de una edad muy avanzada y la mayoría de ellos con amplio historial médico y clínico". Burón ha apuntado que los resultados de las analíticas realizadas tanto a los pacientes como a las propias instalaciones de la Residencia San Marcos de Paredes de Nava se conocerán en los próximos días. El resto de internos de la residencia, donde viven en total 46 ancianos, se encuentran en perfectas condiciones físicas, según fuentes del centro.