Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disney retira de su parque en Orlando una estatua de Mickey Mouse inspirada en Janet Jackson

La decisión se debe al destape de la cantante en la Superbowl

La cantante Janet Jackson sigue pagando caro su destape en la final de la Superbowl. Si le fue vetada la entrada en la gala de los Grammy y su participación en un telefilme de la cadena ABC, ahora la Disney ha decidido retirar de su parque en Orlando (EE UU) una estatua de Mickey Mouse inspirada en la artista.

La escultura, de 1,83 metros y 318 kilos, formaba parte de un conjunto inspirado en celebridades como el tenista Andre Agassi y las actrices Jamie Lee Curtis y Ellen DeGeneres, que se inauguró en 2003 para celebrar el 75 aniversario del popular ratón. La estatua de Janet Jackson lucía el apretado y provocativo traje negro que la cantante usó en 1990 para lanzar su álbum "Rhythm Nation 1928". "Tomando en consideración la reciente controversia que produjo (la cantante), decidimos que lo mejor sería sacarla del conjunto", ha dicho al periódico Orlando Sentinel el portavoz de la Disney, Gary Foster.

Janet Jackson formó un gran revuelo en EE UU después de mostrar, durante dos segundos, uno de sus pechos, cubierto escasamente por una estrella de metal sujetada al pezón, en el espectáculo del intermedio de la Superbowl, el partido final de la liga de fútbol americano, el 1 de febrero pasado. De acuerdo con las estadísticas, el partido entre los equipos New England Patriots y South Carolina Panthers, en una final que tradicionalmente reúne a toda la familia estadounidense frente al televisor, incluidos los niños, atrajo a un promedio de alrededor de 89,6 millones de espectadores.

Jackson ha pedido disculpas por el incidente pero éstas no han sido aceptadas por numerosos grupos conservadores de EE UU, e incluso una mujer presentó una demanda contra ella. "Como resultado directo de la transmisión de estos actos, yo y otros millones de estadounidenses hemos sufrido indignación, ira, vergüenza y graves lesiones", decía en su demanda Terri Carlin, que ha decidido retirarla hasta que vea si las cadenas y los organismos reguladores son capaces de limpiar la televisión por ellos mismos, según los documentos judiciales mostrados por varias cadenas norteamericanas.