Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK

Rato dice que el Gobierno no debate la guerra porque asumió el informe de la ONU

El vicepresidente rechaza que el debate abierto en EE UU y Gran Bretaña se produzca en España

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, ha reiterado en una entrevista con Iñaki Gabilondo en el programa Hoy por hoy de la cadena SER, que en el Gobierno del PP no se abrirá ningún debate por haber apoyado la guerra en Irak a pesar de las dudas sobre la existencia de armas de destrucción masiva surgidas en EE UU y el Reino Unido. "Nunca fuimos responsables de la información en la que se basó la resolución de la ONU", ha dicho en la SER.

Rodrigo Rato, como ya hiciera ayer el portavoz del Gobierno, Eduardo Zaplana, ha insistido en que el apoyo español se basó en las resoluciones de la ONU y ha recordado que las palabras de José María Aznar, que repitió hasta en siete ocasiones que el régimen de Sadam tenía armas de destrucción masiva, se basaron en las resoluciones de la ONU, donde, ha dicho, "ya en 2001" se dijo que Sadam no las estaba destruyendo.

Ahora Bush y Blair han anunciado sendas investigaciones que determinen si sus respectivos servicios de inteligencia cometieron algún error al argumentar la presencia de armas prohibidas, pero el Gobierno español no se plantea duda alguna. En la SER, hoy Rato aseguraba que el ataque a Irak "fue una decisión necesaria una vez agotadas todas las vías diplomáticas" y que España la apoyó porque los plazos para que Sadam Husein destruyera las presuntas armas "se habían agotado".

Rato, que ha recordado que "habrá que esperar" a los resultados de las investigaciones, ha asegurado que el Gobierno español "nunca fue responsable de la información en la que se basó la resolución de la ONU. Quizás otros países sí, por eso está abierto el debate".

Envidia no es la palabra

Tras asegurar que "España necesita que el PP gane las elecciones" porque el PSOE como alternativa "tiene muchas lagunas", Rodrigo Rato ha asegurado que espera que Rajoy sea el próximo presidente del Gobierno, "trabajo para eso", decía. Preguntado por si siente envidia de no ser el candidato, el vicepresidente decía: "La palabra no es envidia, pero cuando uno quiere ser una cosa y no lo es, y otro lo es, hay dos maneras de tomárselo. A mí me gusta que Mariano lo sea, tiene las cualidades. Pero uno tiene su coranzoncito y tampoco hay que flagelarse por eso". Rato aseguraba en la SER que duerme "tranquilo" pensando que Rajoy es el candidato.

Respecto a su futuro, el ministro de Economía ha preferido no pronunciarse porque "mi posición ahora está centrada en que el PP gane las elecciones y colaborar con el futuro presidente de España. A lo demás no le doy vueltas".

El ministro de Economía ha dibujado un PSOE "fragmentado" en el que "Maragall se distancia de Bono y de Ibarra" y Zapatero es "incapaz" de fijar posiciones comunes en asuntos relevantes como la figura de la Constitución.

Rato ha restado importancia demás a la celebración de debates entre los candidatos al 14 de marzo porque "sin debates también se conocen los programas". El problema, ha dicho, es que el PSOE lo usa como una "tácticas electoral".