Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE SOBRE LA GUERRA DE IRAK

Zaplana: "Aznar no dijo que le constase que había armas"

Eduardo Zaplana, ministro portavoz del Gobierno, arrancó ayer una catarata de respuestas de miembros del Gobierno sobre la fallida búsqueda de las armas de destrucción masiva que desencadenaron la guerra contra Irak y sobre las comisiones de investigación que ahora EE UU y Reino Unido han aprobado para investigar este asunto.

El portavoz recalcó que cuando el Ejecutivo de José María Aznar habló de armas de destrucción masiva estaba "haciendo referencia a las propias declaraciones y resoluciones de la ONU". "Nosotros, la información que tenemos es la información de Naciones Unidas; no tenemos información propia ni el presidente nunca ha dicho que a él le conste, a él expresamente; si le consta es en función de los documentos y de la información que se nos facilita, y que además es pública, porque hemos hecho referencia a ella", aseguró Zaplana a RNE.

El portavoz defendió así el apoyo de España a la guerra: "El Gobierno ha sido y es absolutamente coherente" y tomó la decisión de participar en la ocupación de Irak "en coherencia con lo que creía y sigue creyendo, que es lo mejor para el interés nacional y la seguridad del mundo".

La ministra de Exteriores, Ana Palacio, apostilló que hablar ahora de las armas "corresponde a un debate de hace un año" y que ella prefiere "hablar de futuro". La ministra añadió que no corresponde a España "demostrar la existencia de esas armas" porque en la comunidad internacional "había convencimiento" de su existencia.

El vicepresidente Rodrigo Rato aseguró que España basó su posición en los informes de la ONU. "Por tanto, parece claro que son las Naciones Unidas las que tendrán que revisar cuáles fueron los criterios que aconsejaron tomar determinadas resoluciones, incluso algunas por unanimidad".

El candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, no dio ayer opinión alguna sobre este asunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de febrero de 2004