Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy lamenta que el PSOE elabore su propia respuesta al plan Ibarretxe

El vicepresidente del Gobierno aprecia una voluntad de distanciamiento que no sabe a qué obedece

El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, ha lamentado hoy que el PSOE rechazara "actuar conjuntamente" con el PP en respuesta al plan soberanista del lehendakari, Juan José Ibarretxe. A juicio de Rajoy, los socialistas quieren diferenciarse de la estrategia popular en este asunto, aunque "no se sabe bien a qué efectos".

Rajoy ha confirmado la información publicada hoy en EL PAÍS, que da cuenta de una reunión secreta que tuvo lugar el 31 de julio y en la que Rajoy y el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, abordaron una posible respuesta conjunta al borrador del plan Ibarretxe. En dicha reunión, Zapatero le hizo saber al vicepresidente que el PSOE tiene su propio discurso respecto al plan, aunque coincidieron en el rechazo al mismo por su "contenido anticonstitucional".

Mariano Rajoy ha afirmado que convocó al líder socialista para "hablar del plan Ibarretxe" y de los procesos de reforma estatuaria planteados por dirigentes socialistas y para trasmitirle su convicción de que en estos asuntos "PP y PSOE debieran actuar conjuntamente", dado que, a su juicio, en estas materias "no se pueden plantear reformas unilaterales, que estas cosas hay que hablarlas, madurarlas y acordarlas, como hemos hecho siempre y como indica la lógica y el sentido común". Según ha asegurado Rajoy, durante la reunión le planteó a Zapatero que "es bueno que en cuatro o cinco grandes asuntos generales, los grandes partidos -estén en el gobierno o la oposición- estén unidos".

Sin embargo, "ahora, me dice en los medios de comunicación que se opone al plan Ibarretxe, pero dice que de forma distinta que como lo hace el PP". Rajoy ha anunciado que seguirá intentando el acuerdo, "aunque ignoro cuáles son las razones o los problemas que pueda tener el señor Zapatero" para oponerse a ir de la mano del PP. Zapatero aseguró ayer a EL PAIS que la diferencia entre ambos planteamientos tiene más que ver con el estilo y el tono que con el contenido: "nosotros, el PSOE le decimos al PNV en la cara [lo que pensamos] en un tono de diálogo y no de crispación". A este respecto, Rajoy ha asegurado que "más que un problema de tono me parece un problema de querer diferenciarse no se sabe bien a qué efectos".

Reforma de los estatutos

Sobre el otro asunto que centró su reunión con el secretario general del PSOE, las propuestas de reforma de los Estatutos de Autonomía que estudian los socialistas, Rajoy ha asegurado que, salvo que "se va a reunir con su gente para ver si fijan de manera conjunta a qué modelo de Estado quieren ir", no sabe nada más. Eso sí, ha aprovechado para explicar que la postura de del Gobierno y del PP es "el modelo que está en el Título VIII de la Constitución y creemos que en este momento no son necesarias reformas estatutarias, que no es algo que demande nadie". Igualmente, ha recordado a Zapatero que "las grandes decisiones de sobre la estructura territorial del Estado siempre han sido producto de grandes acuerdos", por lo que en la reunión del 31 de julio, hizo saber a Zapatero que "no se pueden plantear reformas unilaterales".