Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | El debate en el Congreso

Aznar reitera su defensa de la segunda resolución como medio de presión contra Irak

El presidente anuncia que las tropas españolas participarán en misiones de ayuda.-Zapatero asegura que una nueva resolución supondría "una herida de muerte" para la ONU.-Llamazares acusa al PP de ser "un partido de guerra vestido de caqui"

El presidente del Gobierno, José María Aznar, ha reiterado hoy en el Congreso su defensa de la segunda resolución de la ONU, de la que es coautor y que da vía libre a la guerra. El presidente entiende dicho texto como un paso más en la presión sobre Sadam Husein. Además, ha advertido contra una "visión miope" de las circunstancias actuales, que puede aumentar el riesgo para la paz.

En sesión informativa para dar cuenta de la posición del Ejecutivo ante la evolución de la crisis iraquí, Aznar ha insistido en que la legalidad y el derecho internacional deben ser los vehículos para la paz, la estabilidad y la prosperidad en el mundo. En cambio, "una visión miope de las circunstancias puede hacer que no nos enfrentemos hoy al riesgo actual y dejemos crecer las crisis poniendo en mayor riesgo la paz, la seguridad y el orden internacional que todos queremos defender, prolongando asimismo el sufrimiento de los iraquíes bajo la dictadura de Sadam Husein", ha advertido.

En la intervención, el presidente ha informado de que por la mañana se ha reunido la comisión interministerial para la coordinación de planes de ayuda humanitaria en el Exterior, y que, bajo la presidencia del vicepresidente económico, Rodrigo Rato, ha acordado donar 5 millones de euros en ayuda humanitaria para los iraquíes, respondiendo así al llamamiento del secretario general de la ONU, Kofi Annan. "Las Fuerzas Armadas tomarán parte, una vez más, en las acciones de ayuda que se emprendan", ha agregado.

"Una herida de muerte"

Lejos de buscar la paz y servir de presión a Irak, el proyecto de segunda resolución suscrito por EE UU Reino Unido y España supondrá "una herida de muerte" para la ONU si finalmente sale adelante en el Consejo de Seguridad. Así, al menos, lo considera el líder socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha espetado al presidente: "déjenos como estábamos; déjenos en paz".

En su intervención en el debate sobre la crisis de Irak, Zapatero ha avisado a Aznar de que "no hará Historia con esta guerra" y ha respondiddo al jefe del Ejecutivo que no es necesario sacar "del rincón" a los españoles, porque ya salieron pacíficamente hace 25 años "de un rincón oscuro, en el que nos tuvieron cuatro décadas, fruto por cierto de una maldita guerra".

En contra de lo defendido por Aznar, Zapatero ha asegurado que las inspecciones están dando sus frutos en Irak por lo que es necesario prolongarlas, tal y como defienden los gobiernos de Francia, Alemania y Rusia. Además, ha querido desmontar los argumentos del presidente, que ha vinculado la amenaza iraquí con el terrorismo. Zapatero ha sido contundente: "la guerra no sirve para luchar contra el terrorismo".

"Un partido de guerra vestido de caqui"

La palabra guerra ha sido la más repetida en el discurso encendido de Gaspar Llamazares. Para el líder de Izquierda Unida, el PP es un partido de guerra que está preparando la guerra y que apoya una resolución que no busca la paz sino también la guerra. Tras recordar que "el 98% de los ciudadanos" no comparte las ansias belicistas del Ejecutivo, Llamazares ha pedido a Aznar que "me mire a los ojos" para acusarle de estar preparando a España para la guerra.

Para ilustrar sus argumentos, el político de IU ha recordado la sesión parlamentaria de ayer, donde el PP rechazó en bloque una proposición firmada por la oposición que reclamaba más tiempo para las inspecciones en Irak. "Su partido ha preferido la obediencia a la conciencia, la disciplina a la democracia, y ese es el partido de la guerra vestido de caqui y preparado para la guerra", ha asegurado tajante Llamazares.

El Papa no quiere la guerra

El flanco por el que Iñaki Anasagasti, portavoz del PNV, ha atacado a Aznar es el de la autoridad moral. En particluar la del Papa, que se ha manifestado contra la guerra, incluso delante de Aznar. Anasagasti, citando un proverbio mexicano, ha dicho que "el Gobierno español está muy lejos de Dios (o su representante, que es el Papa) y muy cerca de EE UU". Anasagasti se ha extrañado de que un partido conservador como el PP ignore las peticiones del Papa y no le considere como la "máxima autoridad moral" que existe en la Tierra, "aunque no sea vinculante, como dice Cascos".

El líder vasco se ha preguntado si tanto ha cambiado Sadam cuando hasta hace poco sólo era "un dictador más o menos tolerable". Según él, la respuesta es que ahora ha sido señalado por EE UU en su lucha contra el terrorismo. "Y si de terrorismo hablamos, a España le conviene más estar cerca de Francia que de EE UU".