Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Admitida la primera denuncia penal por un supuesto caso de 'mobbing'

Un juez de Barcelona asegura que la persecución laboral puede ser considerada como un delito de coacciones

Un juez de Barcelona ha admitido a trámite la primera denuncia por la vía penal por un supuesto caso de mobbing, o persecucción laboral, que suele denunciarse en los tribunales sociales por la vía laboral. El magistrado Joaquín Aguirre considera que el mobbing puede considerarse como un delito de coacciones por la vía penal ya que se obliga a hacer algo que no quiere o que considera injusto.

La denuncia ha sido presentada por un ingeniero industrial que trabaja desde hace más de 30 años en Telefónica y que acusa a su jefe de perseguirle laboralmente para deteriorar su vida profesional, por lo que afirma que se ha visto obligado a coger la baja por depresión en diversas ocasiones.

El empleado afirma que el supuesto acoso laboral comenzó hace dos años cuando solicitó acogerse al convenio colectivo de la empresa para defender sus condiciones salariales y fue cuando, presuntamente, su jefe inició la persecución laboral o mobbing con el fin de que el trabajador abandonara voluntariamente la empresa por desgaste psíquico.

El denunciante afirma que su superior jerárquico, entre otras cosas, le ha ubicado en una mesa en el centro de la sala sin ninguna tarea a realizar.

Así, el magistrado considera que el mobbing puede responder al delito de coacción, recogido en el Código Penal a través del artículo 172.

El Código contempla castigos para este delito que serán mayores "cuando la coacción ejercida tenga como objeto impedir el ejercicio de un derecho fundamental", como serían los derechos de los trabajadores.