Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

El único concejal no nacionalista en un feudo del PNV

Juan Priede Pérez, viudo con tres hijos, apoyaba la lista de Gema Zabaleta en el próximo Congreso del PSE

El concejal socialista Juan Priede Pérez, asesinado hoy en la localidad guipuzcoana de Orio de varios disparos, era el único edil no nacionalista de la localidad, feudo tradicional del PNV.

Nacido en 1933 en Piloña (Asturias), era militante socialista desde 1977 y concejal desde mediados de la pasada legislatura. Su padre, maestro de escuela, fue condenado a muerte por su militancia antifranquista, aunque luego se le conmutó la pena y cumplió prisión en la cárcel de Santoña (Cantabria).

Priede, viudo y con tres hijos, residía en Orio desde principios de los años 90, a donde llegó desde otra localidad vasca, Abanto y Ciérvana, en la cuenca minera de Vizcaya. Allí vivió 20 años, se afilió a la agrupación socialista local, y trabajó como empleado de Explosivos Río Tinto, aunque la planta que la empresa tenía en aquella localidad acabó cerrando y continuó su trabajo en la de otro pueblo vizcaíno, Galdakano.

Al jubilarse y enviudar, Juan decidió trasladarse a la localidad guipuzcoana de Orio donde reside una hija suya casada, y donde tenía una propiedad. Una vez en Orio a este viejo militante socialista le propusieron que se incorporara a las listas municipales, cargo que aceptó en un municipio en el que la presencia socialista es casi testimonial.

"Un demócrata a prueba de bomba"

Priede accedió a la única concejalía socialista a mediados de la anterior legislatura municipal en sustitución de un compañero que había dimitido, y, posteriormente se presentó a la reelección en junio de 1999. Este fin de semana tenía previsto acudir al Congreso de los socialistas vascos, que deben elegir a su nuevo secretario general, y para cuyo puesto había avalado la candidatura de Germma Zabaleta.

Uno de los concejales de Eusko Alkartasuna en Orio, Mikel Leunda, le ha calificado como "un hombre limpio, un demócrata convencido". A su juicio era un valor en si mismo, "con una democracia a prueba de bomba" y un hombre que "vivía a tope esta tierra".

El alcalde de Abanto-Ciervana, Juan José Mezcorta Puertollano, conocía a Juan Priede desde hace más de 20 años y le ha descrito como "un hombre impresionante, todo corazón, un apersona impresionable. Era de los de quitarse la boina". Recuerda como se caracterizaba por se una "persona afable, cariñosa y que daba todo lo que tenía por sus compañeros. Era un persona impresionante, de verdad".