Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Israel retomará la negociación si se produce una tregua

Al menos 10 nuevas víctimas mortales en las últimas horas, entre ellas una mujer y sus cuatro hijos.- El Ejército se repliega de Ramala, Kalkilia, Tulkarem y de la mayor parte de Belén

El tercer viaje del general estadounidense Anthony Zinni a Oriente Próximo, arropado por la presión diplomática y económica de Washington, comienza a dar sus frutos. Israel ha anunciado a Zinni que está dispuesto a iniciar negociaciones de paz con los palestinos "desde el momento en el que se llegue a un acuerdo de alto el fuego", según ha indicado esta mañana un alto responsable de la Presidencia del Consejo.

Con el objetivo de lograr el esperado alto el fuego, "se activará una comisión mixta israelo-palestina encabezada por [el ministro de Exteriores] Simon Peres", ha añadido este responsable, que ha pedido el anonimato. La prensa local añade que en el equipo participa también el ministro de Defensa, Benjamín Ben Eliezer, y la titular sin cartera Tsipi Livne, en representación de Sharon y de su bloque derechista Likud.

Fuentes del Gobierno citadas esta mañana por la radio pública indican que "en breve" se celebrará una primera reunión. En este sentido, el diario israelí Ha'aretz aseguraba ayer que "se espera la declaración de una tregua antes del fin de semana, en respuesta a una petición estadounidense".

Estos avances son la consecuencia de la reunión mantenida anoche entre Zinni y Sharon, al que propuso el establecimiento de la comisión conjunta y al que reclamó una "retirada completa" del Ejército israelí de las zonas autónomas reocupadas como condición para negociar la tregua. Zinni charló durante más de dos horas con Sharon y con los ministros de Exteriores, Simon Peres, y de Defensa, Benjamin Ben Eliezer. Hoy, el presidente de EE UU, George W. Bush, ha reiterado la petición de Zinni sobre la total retirada de las tropas israelíes de los territorios autónomos.

Esta mañana, Zinni ha vuelto a entrevistarse por separado con los dos ministros laboristas del derechista Sharon, Ben Eleizer y Peres, quien se ha manifestado optimista acerca de la misión del mediador estadounidense.

Después de casi 18 meses de crisis, en la que han perdido la vida más de mil palestinos -250 en las últimas dos semanas- y 340 israelíes, "el alto el fuego es deseado y necesitado por las dos partes, y no hay otra alternativa", ha declarado Peres.

Además, el general tiene previsto visitar esta tarde al presidente de la ANP, Yasir Arafat, en la castigada ciudad de Ramala, que vive un auténtico calvario: sin electricidad, con problemas de suministro y los hospitales clausurados.

Las ciudades, sitiadas

Como gesto de buena voluntad, el Ejército israelí ha informado oficialmente esta mañana de que se ha retirado de las ciudades palestinas de Ramala, Kalkilia, Tulkarem y de la mayor parte de Belén, en Cisjordania, así como del campamento de refugiados de Al Boureij, en la franja de Gaza. Durante los días pasados, Israel desplegó la mayor operación militar en suelo palestino de los últimos 30 años.

Según fuentes militares, el cerco tiene como objetivo impedir la salida de terroristas palestinos que, de acuerdo con dichas fuentes, se proponen lanzar ataques en territorio de Israel, según noticias de su servicio de espionaje.

Diez nuevas víctimas

Desde la llegada de Zinni, se ha reducido notablemente el número de ataques y de enfrentamientos, que se habían exacerbado con la invasión masiva hace tres días por parte del Ejército de Ramala, capital administrativa de la Autoridad Palestina (AP) y sede provisional de Arafat. No obstante, al menos 13 personas han muerto este viernes.

Las últimas víctimas palestinas han sido dos palestinos, acusados de colaborar con Israel, que han recibido en Nablús los disparos de un grupo terrorista después de escapar de la prisión en la que estaban recluidos.

Además, una mujer y sus cuatro hijos, han muerto después de que su carreta pisara una mina israelí en la región de Al Bureij, en el centro de la franja de Gaza, según han indicado fuentes de seguridad palestinas. Un quinto niño, que pasaba por el lugar del siniestro, se encuentra en estado crítico.

Un alto responsable de la seguridad palestina, Jaled Abul Ola, ha indicado que la carreta pisó una mina depositada en un campo por una unidad del Ejército israelí, que abandonó por la mañana este sector.

La pasada noche, se produjeron enfrentamientos aislados en los que perdieron la vida otros tres palestinos y uno más resultó herido. Dos de los fallecidos murieron al estallar el vehículo en el que viajaban en una carretera al este de la localidad cisjordana de Ramala, según han indicado portavoces del Ejército israelí.

Al amanecer, otro palestino, un policía de 28 años, ha sido abatido ante la puerta de su casa por disparos de soldados israelíes en la región de Rafá, en el sur de la franja de Gaza. Del mismo modo ha muerto en la noche de este viernes otro palestino al salir de su casa en Hebrón.

Además, esta mañana, al norte de la franja de Gaza y junto al asentamiento de Alei Sinai, soldados iraelíes han matado a un palestino armado y han apresado a otro cuando, según fuentes castrenses, se disponían a lanzar un ataque en ese lugar, mientras que un tercer miembro de la célula ha logrado huir.

Por otro lado, los soldados detuvieron la pasada madrugada a seis palestinos, "activistas del terror" en palabras de este mismo portavoz, en Nablús y en Kalkilia, a los que decomisaron sistemas de radio y material explosivo.