Formación profesional

24.000 profesores técnicos de FP subirán de categoría al integrarse en el cuerpo de docentes de secundaria

El principal requisito para lograr el cambio es tener un título universitario

Una profesora y sus alumnos en un aula del instituto de Formación Profesional Puerta Bonita (Carabanchel, Madrid).
Una profesora y sus alumnos en un aula del instituto de Formación Profesional Puerta Bonita (Carabanchel, Madrid).KIKE PARA

Unos 24.100 miembros del cuerpo de profesores técnicos de Formación Profesional se integrarán en el cuerpo de profesores de secundaria. El cambio, previsto en la nueva ley educativa, la Lomloe, supone un ascenso de categoría dentro del escalafón de los empleados públicos y, con ello, un aumento salarial. La integración es una reivindicación histórica de este colectivo docente. El principal requisito es tener un título universitario, con el que cuentan cerca del 85% de estos profesores. Los que no lo tienen, unos 4.250, continuarán con sus condiciones actuales hasta que se jubilen.

La mayoría de los docentes del cuerpo celebran el cambio, que corrige, afirman, una desigualdad injustificada: casi todos los profesores técnicos tienen la misma formación, superaron pruebas de acceso similares y dan clases a los mismos alumnos que sus compañeros del cuerpo de secundaria que, sin embargo, cobran más.

El proceso también ha generado protestas, sobre todo del profesorado interino y sin titulación universitaria de este cuerpo. En el terreno personal, temen no poder seguir ejerciendo la docencia ni presentarse a unas oposiciones, debido a que el cuerpo de profesorado técnico ha sido declarado “a extinguir”. Y, en general, afirman estar preocupados ante la posibilidad de que las enseñanzas de Formación Profesional dejen de contar con docentes como ellos, que no tienen una carrera, pero son titulados en la propia FP, y tienen, generalmente, experiencia laboral como peluqueros, cocineros y mecánicos de automóviles.

Normativa de transición

Un portavoz del ministerio asegura, sin embargo, que los titulados en Formación Profesional seguirán dando clases en el futuro. Y que el Gobierno aprobará una normativa de transición mientras se diseña el nuevo modelo docente de la FP, una etapa educativa que el Gobierno quiere potenciar y para la que ha empezado a elaborar una nueva ley. Esta normativa puente permitirá, entre otras cuestiones, que los interinos puedan presentarse a las oposiciones como hasta ahora, indica el portavoz.

En una reunión mantenida este miércoles con los sindicatos, el ministerio ha propuesto que esa posibilidad de seguir presentándose a las oposiciones sin tener título universitario se mantenga durante los próximos tres años, explican fuentes de UGT. El planteamiento ha sido bien recibido por las organizaciones sindicales.

Agravio histórico

“Nuestra integración en el cuerpo de profesorado de secundaria remedia un agravio comparativo que proviene del antiguo modelo de FP, y que ahora se ajusta a la realidad”, afirma Juan García, docente y director de un instituto de Albacete que se beneficiará del cambio. “Desde hace muchos años, la inmensa mayoría de los que entrábamos en el cuerpo de profesores técnicos teníamos ya la titulación universitaria. Y se da la paradoja de que en muchos departamentos, por ejemplo el mío, los profesores técnicos tenemos mayor formación que los profesores de secundaria que entraron unos años antes. En mi caso, soy ingeniero superior de Informática, mientras que tengo compañeros de secundaria que tienen la ingeniería técnica”.

El origen de la división entre el profesorado se remonta a la Ley General de Educación de 1970, que estableció dos cuerpos de docentes de Formación Profesional. El de maestros de taller, encargados de dar las prácticas, que eran en general titulados de FP. Y el de profesores numerarios, que daban la teoría y, prácticamente todos, eran titulados universitarios.

Más información

En 1990, la Logse convirtió a los maestros de taller en una nueva categoría, la de profesores técnicos de FP. Y los profesores numerarios fueron integrados en el cuerpo de docentes de secundaria. Las diferencias entre unos y otros, sin embargo, se difuminaron: ambos comenzaron a impartir tanto teoría como práctica y para acceder a ambos puestos empezó a exigirse contar con una titulación universitaria.

Con carácter excepcional y para ciertas especialidades de profesorado técnico, se permitió, sin embargo, poder acceder con solo una titulación de técnico especialista o superior de Formación Profesional. En el decreto de 2007 vigente hasta ahora, en concreto, esa excepción está contemplada para 10 de las 29 especialidades existentes, como Peluquería, Soldadura, Mantenimiento de Vehículos o Cocina, que tienen una marcada vertiente práctica.

“No se les puede excluir”

“El ministerio ni quiere ni puede prescindir de los técnicos de Formación Profesional en el ámbito de la enseñanza de la FP. Eso está completamente claro. Van a tener presencia”, afirma un portavoz. “Hay cuestiones que estarán reservadas al cuerpo de profesores de secundaria en el que se van a integrar los profesores técnicos. Y otras estarán reservadas a los titulados superiores de Formación Profesional. ¿Con qué papel? Con el que se determine en la nueva ordenación, pero no se les excluye, porque no se les podría excluir”.

Al tratarse de una materia de personal, las fórmulas concretas, prosigue el portavoz, han de ser negociadas con los sindicatos y con las comunidades autónomas, que son las que después contratan y pagan a los profesores. Su mensaje, en todo caso, es que los cambios mejorarán la situación de la gran mayoría del profesorado técnico y no perjudicarán a nadie.

Maribel Loranca, responsable de Enseñanza de UGT, insta, por su parte, al Gobierno a acelerar la negociación del proceso de transición con los sindicatos, y cree que si esta hubiera empezado antes “quizá ahora no existiría preocupación en el colectivo”.

Vínculo laboral

Benjamín Notival, miembro de la Asociación de Profesores Técnicos de Formación Profesional, que se ha movilizado en las últimas semanas, se ha pronunciado sobre sus reivindicaciones. “Lo que queremos es que personas con un grado superior de Cocina puedan trabajar en un restaurante unos años y después entrar en educación sin necesidad de tener más titulación. La experiencia profesional también es importante para la calidad de la FP. Que sigan entrando cocineros y mecánicos, que hacen de enlace con el mundo laboral porque han estado en él. Un ingeniero que haya trabajado habrá estado haciendo proyectos, pero no soldando. Y necesitamos personas que lo hayan hecho, o hayan pintado un coche o atendido a clientes”.

El portavoz del ministerio asegura compartir el planteamiento y asegura que si las soluciones definitivas no están definidas es porque todavía no ha dado tiempo a regularlas, ya que la Lomloe entró en vigor hace un mes.

Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50