WARREN BUFFET
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Por qué el mejor inversor del mundo se rinde al petróleo

Berkshire Hathaway, la compañía del mítico Warren Buffett, compra más acciones de Occidental Petroleum y redobla su apuesta por las energéticas

El empresario Warren Buffett.
El empresario Warren Buffett.Daniel Zuchnik (WireImage)

La punta de cigarro alquitranada puede sonar desagradable, pero a Warren Buffett parece no importarle. Su empresa, Berkshire Hathaway, con un valor de 590.000 millones de dólares, sigue apostando por las empresas energéticas. El miércoles reveló que había comprado más acciones de Occidental Petroleum, valorada en 52.000 millones de dólares, con lo que la participación del conglomerado asciende a más de una cuarta parte, incluidos los warrants. Esto se suma a una participación de 24.000 millones de dólares en Chevron. Dadas las perspectivas para el petróleo, Buffett podrá ganar algo de dinero. Esto supone un cambio con respecto al escepticismo pasado de Buffett sobre ser propietario de productores de materias primas.

El oráculo de Omaha ha señalado en diversas ocasiones que la competencia es dura y que el exceso de capacidad puede destruir fácilmente la rentabilidad, incluso para los gestores más inteligentes. Por eso, sus mayores apuestas en el sector de la energía se han centrado en empresas reguladas de servicios públicos y de transporte de gas, que son máquinas que generan un flujo de caja constante.

Los deslices del pasado reforzaron este escepticismo. En 2008, por ejemplo, Buffett compró una participación de 6.000 millones de dólares en ConocoPhillips cuando los precios del petróleo estaban en máximos. En una carta a los accionistas, calificó esta decisión de “gran error” y dijo que se había “equivocado por completo”. Berkshire acabó deshaciéndose de la participación, pero mantuvo acciones en Phillips 66, la refinería escindida de Conoco. De nuevo, un negocio más estable, y los rendimientos fueron admirables.

Lo que ha cambiado es la percepción sobre el futuro del petróleo. Las empresas petroleras son cada vez más reacias a invertir en megaproyectos que tardan años en empezar a sacar petróleo. Los inversores, conscientes de los excesos del pasado, también han presionado a las empresas públicas para que se centren en devolver el capital. En combinación con los elevados precios, el resultado ha sido un suculento beneficio y retorno de efectivo para los propietarios. El petróleo sigue siendo una materia prima, por lo que no se pueden descartar grandes oscilaciones de precios. Y si la demanda cae más rápido y con mayor rapidez, estas apuestas pueden llevar a Buffett a tener que disculparse otra vez.

PARA MÁS INFORMACIÓN: BREAKINGVIEWS.REUTERS.COM Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción es responsabilidad de EL PAÍS

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS